martes, 13 de junio de 2017

“LOS NIÑOS”

Es extraño que un documental genere tanta expectación e interés como un largometraje de ficción en las salas chilenas, más aún si se trata de una producción nacional, que viene precedida sólo por el talento y acierto de los trabajos anteriores de su directora.

Es el caso de las obras de la cineasta chilena Maite Alberdi; que dirigió, escribió y produjo el documental “Los Niños” (2016), que muestra la realidad de un grupo de adultos con síndrome de Down, que lleva más de 40 años en un colegio y en el cual, algunos de ellos más que otros, intentan tener una vida seminormal.

Alberdi, de 34 años, se ha destacado por su trabajo como documentalista, logrando audiencias muy poco comunes, para este género, en las salas comerciales. Su filmografía anterior incluye los documentales “Los Trapecistas” (2005), “El Salvavidas” (2011), “La Once” (2014) y “Yo No Soy de Aquí” (2016), en que se destaca su estilo amable y empático por la realidad que muestra y su alto nivel de investigación y tiempo de rodaje, para lograr profundidad y seriedad en sus cintas.

“Los Niños” no es una excepción. Se nota el nivel de compromiso que la directora tiene con la realidad de este grupo de adultos con síndrome de Down que, sin embargo, son tratados como niños por sus padres, parientes y profesores. Varios de ellos se enamoran y quieren vivir con sus “pololos”, pero es imposible, ya que los consideran incapaces de tener independencia, en el sentido amplio de la palabra.

Esto a pesar de que trabajan hace años en los talleres de gastronomía del colegio e incluso uno de ellos se dedica a cuidar ancianos normales; pero los sueldos que reciben son bajísimos, incompatibles como para comprar los bienes y servicios que les permitirían vivir de acuerdo a sus sentimientos y expectativas. Impresiona en este sentido la relación que tienen Ricardo y Ana María, que se aman con gran fuerza y claridad, emocionando al espectador; pero su noviazgo y sus ganas de casarse y vivir juntos es “enfriado” por la familia del primero, que simplemente lo sacan del colegio. También impresionan las fuertes personalidades de Andrés, que a toda costa quiere ser presidente del grupo, igual que un político tradicional; y Rita, que quiere gozar la vida intensamente, con una fuerte conciencia del escurridizo presente, como el más sabio de los mortales.
Publicar un comentario