martes, 30 de mayo de 2017

“PIRATAS DEL CARIBE: LA VENGANZA DE SALAZAR”

A estas alturas el ya mítico capitán pirata Jack Sparrow (Johnny Depp) se ha convertido en un héroe de historieta; lo que no deja de tener cierta lógica porque su origen es el estudio Disney, aunque su perfil ha crecido tanto que no sólo niños y adolescentes se divierten con él, sino que también un importante grupo de adultos, que ven en este antihéroe incombustible una suerte de reflejo de su lado más desordenado y salvaje.

Con la nueva entrega de la saga, “Piratas del Caribe: la Venganza de Salazar” (2017), cinta dirigida por los cineastas noruegos Joachim Ronning y Espen Sandberg, ya se completan cinco películas de los Piratas del Caribe, desde la primera dirigida por Gore Verbinski en 2003. Los amigos noruegos, ambos de 45 años, dirigen por primera vez a Sparrow, pero en conjunto ya habían realizado tres largometrajes: “Bandidas” (2006), “Max Manus” (2008) y “Kon Tiki” (2012), con evidente manejo del cine de aventura y de acción.

Como en las anteriores de la saga, la historia se centra en las aventuras de Sparrow, bebedor empedernido de ron, mujeriego y buscafortunas, pero que siempre termina ayudando a sus amigos en la misión de turno. En esta oportunidad, serán los jóvenes Henry Turner (Brenton Thwaites), hijo del capitán Turner (Orlando Bloom), que desea quitar la maldición que persigue a su progenitor; y Carina Smyth (Kaya Scotelario), que anda tras los pasos del tridente de Neptuno, siguiendo un libro que le regaló su anónimo padre. Como es la costumbre, acompañará al grupo el emblemático Capitán Barbosa (Geoffrey Rush), otro malo que no lo es tanto como parece.

La gran novedad es el capitán español Salazar (Javier Bardem), un pirata fantasma, al igual que toda su tripulación, que lo único que quiere es vengarse de Sparrow, el responsable de que se encuentren en esa condición. Este personaje resulta altamente atractivo por dos razones: el gran trabajo de efectos especiales y la excelente actuación de Bardem, que consigue una interpretación sólida y atemorizadora.

Dejando en claro que “Piratas del Caribe: la Venganza de Salazar” es una película básicamente de entretención, se puede decir que el objetivo se logra; a pesar de que el filme se alarga en demasía; y que el guion tiene algunas inconsistencias, como que cuando Salazar quiere, destroza a sus rivales sin problemas, pero con Sparrow se porta como un caballero, como si supiera que Jack ya es inmortal.
Publicar un comentario