martes, 28 de marzo de 2017

“LIFE: VIDA INTELIGENTE”

La posibilidad de que exista vida en otros lugares del universo se ha vuelto un tema recurrente en el cine actual. La mayoría de las veces, los fundamentos no son del todo científicos; sino que el objetivo final es construir una cinta de terror, basada en el temor a lo desconocido y a los monstruos de nuestra propia imaginación.

“Life: Vida Inteligente” (2017), cinta dirigida por el cineasta sueco Daniel Espinosa, es una mezcla de todos estos elementos, aunque finalmente tanto los astronautas del filme como el espectador se ven enfrentados lisa y llanamente a un monstruo, que recuerda mucho a Alien.

Espinosa, de 40 años, luego de dirigir tres cintas en su país natal, accede a Hollywood a través de una cinta llamada “Dinero Fácil” (2010); para luego realizar “Protegiendo al Enemigo” (2012) y “Crímenes Ocultos” (2015), ninguna de ellas estrenadas en la región de Valparaíso.

En “Life: Vida Inteligente” todo comienza muy científicamente. Una expedición multinacional debe tomar muestras de Marte, las que serán analizadas en la misma estación, por si hubiera algún peligro con ellas, antes de llevarlas a la tierra. La misión está a cargo de la rusa Ekaterina Golovkina (Olga Dihovichnaya); y está integrada además por los médicos Miranda North (Rebecca Ferguson) y David Jordan (Jake Gyllenhaal); por los ingenieros Rory Adams (Ryan Reynolds) y Sho Murakami (Hiroyuki Sanada) y por el científico Hugh Derry (Ariyon Bakare), quien será el encargado de manipular la célula encontrada.

En los primeros minutos la trama se centra en la excelente relación entre los miembros de la expedición y el lento avance en el estudio de la célula, que prácticamente no responde a los estímulos, hasta que Derry le aplica pequeños golpes de corriente, que provocan una reacción en cadena en su desarrollo, con impredecibles consecuencias, las cuales concentrarán la mayor parte de la película, en una espiral acelerada de acontecimientos.

El eje se ha virado y la sobrevivencia será la motivación central para los personajes y para este nuevo ser, que se desarrolla y se adapta mucho mejor que los humanos, lográndose el objetivo final de la cinta: que el espectador se sienta horrorizado ante una situación incontrolable, que recrea las peores pesadillas.
Publicar un comentario