martes, 14 de febrero de 2017

“CINCUENTA SOMBRAS MAS OSCURAS”

Siempre ha habido una disociación entre el cine de autor y el cine comercial. Y una de las principales razones es que el cine comercial utiliza fórmulas más o menos probadas, para lograr éxito de taquilla, que es el fin último de este tipo de cine.

“Cincuenta Sombras Más Oscuras” (2017), cinta dirigida por el cineasta estadounidense James Foley y basada en la novela de E.L.James, es un buen ejemplo de esta premisa, que la aleja de las preferidas de los críticos, pero por otro lado goza del favor del espectador que no pide demasiado al momento de ir al cine y que ven a éste como un mecanismo para pasar un rato de mera distracción.

Foley, de 63 años, a pesar de tener una larga carrera como director, no registra ninguna cinta digna de recordar por algún motivo; salvo “Miedo” (1996), en que logra plasmar de buena forma la obsesión enfermiza en una relación sentimental de dominación. En “Cincuenta Sombras Más Oscuras”, secuela de la cinta “Cincuenta Sombras de Grey” (2015), que dirigió Sam Taylor-Wood, se hace un cóctel más completo y refinado de los elementos que definen a una cinta comercial del género erótico.

Por ejemplo, el evidente atractivo físico de la pareja protagónica: la periodista Anastasia Steele (Dakota Johnson) y el multimillonario Christian Grey (Jamie Dorman); los que por supuesto realizan escenas eróticas bastante directas y simples para perturbar al espectador.

Luego, aparece una antigua “sumisa” de Grey, Leila (Bella Heathcote), que quiere matar a Ana por celos; y el nuevo jefe de Ana, el editor Jack Hyde (Eric Johnson), que sin decir agua va la intenta forzar en su oficina y que su venganza será el gancho para la segunda secuela, que queda anunciada en la escena final.

Por otro lado, se incorpora un elemento romántico entre ambos, ya que lo erótico solo no era capaz de sustentar esta relación en más de una cinta. Esto obliga a que aparezca la familia adoptiva de Grey: su madre Grace (Marcia Gay Harden), sus hermanos, su padre; y una despechada ex amante mayor de Grey, Elena Lincoln (Kim Basinger), en un intento vano por humanizar al frío y poco creíble millonario.

Publicar un comentario