martes, 17 de enero de 2017

“ALIADOS”

Algunas películas dejan de manifiesto la importancia que tiene una buena historia para el resultado final de la misma; por supuesto con la premisa de que ese argumento original y atractivo debe estar bien contado y bien interpretado.

“Aliados” (2016), cinta dirigida y producida por el cineasta estadounidense Robert Zemeckis, entra dentro de esta categoría, que ahora tiene pocos exponentes, pero que fue una de las características del considerado cine clásico del país del norte.

Zemeckis, de 64 años, de vasta trayectoria, recién comenzó a cimentar un prestigio mayor con el filme “Forrest Gump” (1994); luego de lo cual ha alcanzado una madurez importante en cintas como “Contacto” (1997), “El Náufrago” (2000), “El Vuelo” (2012) y “En la Cuerda Floja” (2015), que lo colocan como un cineasta interesante a seguir.

En “Aliados” la historia se ambienta en plena Segunda Guerra Mundial, en Marruecos dominado por los nazis. En ese contexto deben trabajar juntos dos agentes encubiertos: el teniente coronel de la aviación canadiense Max Vatan (Brad Pitt) y la espía francesa Marianne Beausejour (Marion Cotillard), que más allá de la eficiencia que muestran en el cometido de la misión, se enamoran locamente; casándose y yéndose a vivir juntos a Londres, después de la guerra, con una pequeña hija a cuestas.

Hasta ahí todo es relativamente normal y previsible, entretenido y bien contado; pero surge la gracia argumental, que da vida y suspenso a toda la segunda parte del filme: Marianne es acusada de ser espía alemana y Max se dedicará a intentar probar lo contrario, en una lucha contra el tiempo, en la cual el espectador no conocer la verdad hasta la escena final de la película, en un desenlace infartante y tremendamente emotivo.

Con gran ritmo, grandes actuaciones y planos generales que resaltan la acertada ambientación de época, Zemeckis construye una cinta que lleva al espectador a vivir fuertes emociones, que tienen que ver con la lealtad, el heroísmo, el amor romántico y el honor, como en la viejas películas de Hollywood, esa que cimentaron los nombres de los grandes realizadores y actores del “star system” norteamericano.

Publicar un comentario