miércoles, 2 de noviembre de 2016

“RARA”

Claramente el cine chileno ha entrado a una nueva etapa, sobre todo en lo que se refiere a temáticas. Ya no sólo se hacen películas sobre los efectos del golpe de estado de 1973 en la sociedad chilena, sino también sobre otros problemas y situaciones que afectan al país actualmente, como los temas de género, de adolescencia y de las distintas formas de sexualidad que se están manifestando.

“Rara” (2016), cinta dirigida y escrita por la cineasta nacional Pepa San Martín, se inscribe dentro de esta tendencia; en la que además se percibe una gran trabajo técnico, actoral y de guion. San Martín, de 42 años, había dirigido anteriormente dos cortometrajes y éste es su primer largometraje, lo que pone aún más en valor los logros obtenidos.

Esta cinta centra la acción en Sara (Julia Lübbert), una pre-adolescente que está por cumplir trece años y que vive con toda normalidad con su mamá, Paula (Mariana Loyola), la pareja de ésta, Lía (Agustina Muñoz) y su hermana menor, Catalina (Emilia Ossandón). Los problemas se los comienza a hacer cuando toma conciencia de que su familia es “rara”, por la opción sexual de su madre, como le dice un profesor en el colegio; y por las conversaciones con su mejor amiga y compañera, Pancha (Micaela Cristi), que le pregunta si ella también va ser “lesbiana” cuando grande.

Es decir, la tesis de San Martín es que es el entorno no preparado el que hace que Sara se aprobleme respecto del modo de vida de su familia, que hasta ese momento encontraba absolutamente normal. Incluso su padre, Víctor (Daniel Muñoz) y su madrastra, Nicole (Sigrid Alegría), no habían colocado ningún inconveniente al modo en que se estaban educando sus hijas en la casa materna, hasta que Víctor se da cuenta de los conflictos que está empezando a vivir Sara.

Hay un momento clave en el comienzo de la cinta, que augura los problemas posteriores que sufrirán Sara, Catalina y Paula, las más afectadas con el penoso giro judicial que tomarán los acontecimientos familiares. La madre de Paula, la “Icha” (Coca Guazzini), le dice a su hija que son “ingenuas” respecto de la libertad con que ella y Lía viven y manifiestan su opción sexual; y que se encuentran solamente en Viña del Mar, haciendo alusión al provincianismo de nuestro país. Lo que vendrá después pasará por la manipulación y la lógica de un sistema que no acepta “raros”.
Publicar un comentario