martes, 15 de noviembre de 2016

“LA LLEGADA”

La existencia de vida en otros planetas del universo y la posibilidad de que extraterrestres visiten la tierra se ha transformado en un tema manido en el cine de los últimos años; el cual en general es tratado de una forma sensacionalista y apocalíptica, lo que le quita seriedad a estas cintas.

Nada de esto ocurre con “La Llegada” (2016), filme dirigido por el cineasta canadiense Denis Villeneuve, que, por esta misma razón, no ha gozado de la agobiante publicidad de otras películas que no tienen el valor estético de este estreno. Villeneuve, de 49 años, había dirigido anteriormente siete largometrajes, los cuatro primeros en Canadá, en idioma francés y por supuesto desconocidos en Chile; y otros tres en Hollywood: “La Sospecha” (2013), “El Hombre Duplicado” (2013) y “Sicario” (2015), ésta última la única estrenada en la región, una cinta sobre la violencia, muy bien narrada y con un gran trabajo de montaje.

Varias de estas características se repiten en “La Llegada”. La cinta tiene saltos en el tiempo y no está construida en forma cronológica, lo que no sólo le da mayor interés, sino que obliga al espectador a participar activamente en la creación de los sentidos del filme. Por otro lado, el trabajo de cámara es fundamental. Tanto la ubicación de la misma, como los planos y movimientos están pensados y planificados para darle mayor énfasis a los muchos significantes de la película.

El sonido y la música del filme, por otro lado, son elementos de gran importancia en la cinta, remarcando o contrastando los estados anímicos y psíquicos de los personajes. Todo esto se traduce en un montaje elíptico, que involucra al espectador y lo hace sentir con fuerza los aspectos mágicos y misteriosos que abundan en la película.

Por de pronto, la llegada de doce gigantescas naves extraterrestres son el punto de partida de la cinta. Naves de una material desconocido y que semejan grandes semillas. Lo curioso es que el Gobierno estadounidense recluta a la doctora en Lingüística Louise Banks (Amy Adams) y al astrofísico Ian Donnelly (Jeremy Renner), para intentar comunicarse con los extraterrestres y conocer sus intenciones, bajo el mando del coronel Weber (Forrest Whitaker), los que trabajarán con énfasis novedosos, como son el lenguaje, el futuro y la memoria, tópicos fundamentales de la historia humana.
Publicar un comentario