martes, 29 de noviembre de 2016

“”JACK REACHER: SIN REGRESO”

El problema de las secuelas en las cintas de acción es la verosimilitud de las nuevas historias y el desgaste físico que van sufriendo los actores protagónicos, que hace menos creíble su rol de superhéroes casi invencibles.

Es el caso de “Jack Reacher: Sin Regreso” (2016), cinta dirigida y escrita por el cineasta estadounidense Edward Zwick, basada en el libro del escritor Lee Child; y que significa el regreso a las pantallas del ex mayor de la Policía Militar Jack Reacher, interpretado por Tom Cruise, quien a sus 54 años tiene dificultades para dar con el papel del insuperable ex mayor del ejército, experto en lucha y armas. La versión original de “Jack Reacher” fue dirigida en 2012 por Christopher McQuarrie y también protagonizada por Tom Cruise, quien se ve más grueso y pesado en esta secuela.

Por otro lado, su regreso a la acción sólo para ayudar a la nueva comandante de la Policía Militar, la mayor Turner (Cobie Smulders), a quien han detenido injustamente y ni siquiera conoce, no resulta muy convincente, lo que le quita credibilidad a la historia desde el comienzo. A este problema se suman luego varias escenas bastante predecibles, a pesar de la experiencia de su director.

Zwick, de 64 años, es especialista en películas de acción y se ha destacado por cintas como “Acerca de la última Noche” (1986), “Gloria” (1989), “Leyendas de Pasión” (1994), “Coraje Bajo Fuego” (1996), “El Cerco” (1998), “El Ultimo Samurai” (2003), “Diamante de Sangre” (2006), “El Desafío” (2008) y “Amor y Otras Drogas” (2010); donde, si bien no ha demostrado ser un autor, por lo menos entregó muestras de oficio técnico.

Lamentablemente “Jack Reacher: Sin Regreso” no aporta nada a su carrera. A pesar de que por momentos logra entretener, el filme se hace lento y carente de chispa. La sugerencia inicial de romance entre Reacher y la mayor Turner no queda en nada y ni siquiera hay un mínimo coqueteo entre ellos a lo largo del filme.

Por otro lado, la supuesta paternidad de Reacher de una adolescente de quince años, Samantha (Danika Yarceh), a quien nunca había visto y que defiende con garras y dientes, también resulta poco creíble. De este modo, en la secuencia final, vence al asesino profesional (Patrick Hensinger), a pesar de que éste es mucho más joven y que había demostrado, a lo largo del filme, que luchando mano a mano era muy superior a Reacher.
Publicar un comentario