martes, 20 de septiembre de 2016

“ELLOS VIENEN POR TI”

El cine de autor siempre se ha alimentado de la relación del hombre con los misterios de la vida; entre ellos los recovecos de la mente humana y qué pasa después de la muerte, temas que cuando son bien tratados generan películas de interés.

Es el caso de “Ellos Vienen por Ti” (2015), cinta dirigida, escrita y producida por el cineasta australiano Michael Petroni, que trata sobre la vida del psiquiatra Peter Bower (Adrian Brody), el cual intenta, junto a su mujer Carol (Jenni Baird), superar el fallecimiento de su hija Avie, atropellada en su bicicleta en un descuido del propio Peter.

Petroni, con una carrera previa como guionista, había dirigido anteriormente sólo un largometraje, “Till Human Voices Wake” (2002), desconocida en la región de Valparaíso. En “Ellos Vienen por Ti” desarrolla inteligentemente una serie de factores que inciden en un alma traumatizada, como la Bower.

De partida, su amigo y colega Duncan Stuart (Sam Neill), le comienza a pasar de sus pacientes para que tenga una actividad que lo concentre en otra cosa. Atendiendo en su consulta empiezan a pasar situaciones extrañas, que sitúan al espectador en el meollo de los conflictos de la cinta.

El director entrega pistas claves. Stuart nombra al psicoanalista Carl Gustav Jung, lo que delata la densidad de la exploración que vamos a presenciar. Luego, la cámara nos muestra la pintura “Paisaje de Invierno con Patinadores y Trampa para Pájaros” de Pieter Brueghel El Viejo, la que parece retratar una escena cotidiana, pero en la cual los detalles son significativos, como que no se ve al cazador, oculto en una ventana.

En el tratamiento con sus pacientes, Bower descubre que uno de ellos, la adolescente Elizabeth Valentine (Chloe Baylies), es realmente un fantasma; que lo relaciona con un hecho clave de su propia adolescencia, que ha quedado sumergido en su memoria más remota y que se conecta con la muerte de su hija y con la relación con su padre, William (George Shentsov), ex policía. La memoria, con sus complejos mecanismos de defensa, y la presencia de espíritus que no descansan en paz, son aspectos claves para desenmarañar la trama central de este entretenido filme, que oscila entre el thriller psicoanalítico y una cinta de misterio, sobre lo desconocido y sobrenatural.
Publicar un comentario