martes, 19 de julio de 2016

“LA LEYENDA DE TARZAN”

Al menos noventa veces ha sido llevado al cine el personaje de Tarzán, ser ficticio creado por el escritor estadounidense Edgar Rice Burroughs, a comienzos del siglo XX, para una revista de historietas.

En 1918 tuvo su primera adaptación cinematográfica y desde entonces se ha transformado en uno de los personajes heroicos más queridos por el público, por su carácter de “buen salvaje”, hijo de aristócratas ingleses, pero que por haber sido criado por gorilas, se lleva bien con los animales y la naturaleza.

De hecho, en esta nueva versión, “La leyenda de Tarzán” (2016), dirigida y producida ejecutivamente por el cineasta británico David Yates, se inicia cuando John Clayton, Lord Greystoke o simplemente Tarzán (Alexander Skarsgard) se encuentra en su castillo en Inglaterra ya adulto, de regreso en la civilización después de su etapa de infancia y adolescencia en la selva.

Clayton es conminado a regresar al Congo belga por el Primer Ministro inglés (Jim Broadbent), como parte de un acuerdo con el rey belga Leopoldo II, que quería a toda costa los diamantes que poseía el rey de la tribu Mbonga (Djimon Hounsou) y que quería a cambio a Tarzán, porque éste había matado a su único hijo hombre, porque éste, a su vez, había asesinado a su “madre” gorila.

El conflicto lo completan el operador de Leopoldo en el Congo, León Rom (Christoph Waltz), que estaba formando un ejército de mercenarios para dominar a los nativos y transformarse en Gobernador; y los acompañantes de Tarzán en su regreso al Africa, su indomable esposa Jane (Margott Robbie) y el enviado de Estados Unidos, George Washington Williams (Samuel L. Jackson), quien deberá investigar si son efectivas las atrocidades que cometía Rom con los esclavos negros por orden de Leopoldo.

En este retorno, Tarzán va recordando su infancia en la selva, flashbacks intensos que permiten al espectador compartir las fuertes emociones que vivió Tarzán en sus primeros años y que lo marcaron para siempre. En su nueva aventura, el héroe, no sólo defenderá a su amada esposa, a sus amigos simios y africanos; sino que impedirá, al menos por esta vez, el éxito de los mercaderes, los ambiciosos y los esclavistas, en un grito de rescate del Africa
que sonará hasta nuestros días. “La Leyenda de Tarzán” es una cinta bien realizada y entretenida, una buena versión del clásico universal.
Publicar un comentario