martes, 21 de junio de 2016

“YO ANTES DE TI”

La comedia romántica es un género sobreexplotado en el cine estadounidense, con dispares resultados; ya que enfrentarlo de buena forma no sólo requiere de sensibilidad, sino también de buen gusto e inteligencia, lo que no abunda en el cine comercial del país del norte.

Por eso se hacen tan evidentes las diferencias cuando llega una cinta de este género, pero de otras cinematografías, como en este caso la británica. “Yo Antes de Ti” (2016) fue dirigida por la cineasta inglesa Thea Sharrock y es una adaptación de la novela homónima de la escritora británica contemporánea Jojo Moyes, quien personalmente escribió el guión del filme.

Sharrock, de 40 años, realiza con esta película su ópera prima; pero supera la prueba con acierto y si cargar las tintas hacia el melodrama, otro de los peligros de este género. Esto debido a que uno de los protagonistas, el galán y aristocrático Will Traynor (Sam Claflin) es atropellado por una motocicleta y queda parapléjico, sumiéndose en la depresión, a pesar de los cuidados de sus opulentos padres, Camila (Janet McTeer) y Stephen (Charles Dance), que le tienen contratado un kinesiólogo permanente, Nathan (Stephen Peacocke).

El único problema es que no pueden dar con alguien que lo cuide y lo atienda, puesto en el que las postulantes duran pocos días, por el mal genio de Will; hasta que llega al cargo la desenfadada y alegre Lou Clark (magistralmente interpretado por Emilia Clarke), la que poco a poco irá ganando el corazón y la confianza de Traynor, en un periplo que resulta entretenido y emotivo; y sobre todo creíble.

El personaje de Lou es sin duda lo más interesante de la cinta. Es una chica bastante común, de un hogar de clase media británica; con un padre cesante, Bernard (Brendan Coyle), una madre cálida y orgullosa, Josie (Samantha Spiro); una hermana menor compinche y con ambiciones, Treena (Jenna Coleman) y un novio deportista, pero demasiado tradicional, Patrick (Matthew Lewis).

El otro acierto es la transformación paulatina que va sufriendo Will, a medida que Lou va conquistándolo, dándole un nuevo aire a su vida; pero que no alcanza para que el filme tenga el típico final feliz, lo cual se agradece, como una muestra de respeto al espectador inteligente, que no soporta los clichés.
Publicar un comentario