martes, 7 de junio de 2016

“EL MAESTRO DEL DINERO”

Hay diversos actores que han optado por el camino de la dirección, con distinta suerte. El más notable ha sido, sin duda, Clint Eastwood; pero la actriz Jodie Foster no lo ha hecho mal y su último estreno así lo confirma.

“El Maestro del Dinero” (2016), dirigido por la estadounidense Foster, es su cuarto largometraje; y confirma que a cada paso que da progresa notablemente respecto de su anterior cinta. Foster, de 53 años, había dirigido anteriormente “Mentes que Brillan” (1991), “Home from the Holidays” (1995) y “Mi otro Yo” (2011); que demuestran la seriedad de su elección y un talento claro para la narración cinematográfica.

En “El Maestro del Dinero” ratifica esta habilidad, al construir una cinta que mantiene en vilo al espectador, por su tensión dramática; y que emociona, por los conflictos humanos en juego, a pesar de que el tema de fondo nos es nada de simple. En el filme quedan en exposición los manejos que hacen las empresas con las inversiones de los ciudadanos comunes, tema nada de ajeno a la realidad chilena.

Los protagonistas del filme son tres: el conductor de un programa de televisión sobre temas financieros, Lee Gates (George Clooney), pero no un programa aburrido, sino un espacio que logra hace taquilleras las alzas y bajas de la Bolsa de Valores; la directora del programa, Patty Fenn (Julia Roberts); y un indignado ciudadano, Kyle Budwell (Jack O’Connell), que perdió 80 mil dólares por hacerle caso a Gates y que toma como rehén a éste, en el propio estudio televisivo, a punta de pistola y de un chaleco con bombas, que le obliga a colocarse al hombre de la televisión.

Como personajes secundarios importantes aparecen el gerente general de la empresa que perdió “misteriosamente” 800 millones de dólares, Walt Camby (Dominic West) y su gerente de comunicaciones, Diane Lester (Caitriona Balfe), que se ve obligada a enfrentar públicamente este “fallo técnico”, que significa que Kyle haya perdido todo su patrimonio, entre otras cosas.

El gran mérito de la cinta es el manejo de la tensión dramática, que se produce en la interrelación entre los tres personajes protagónicos y el peligro de muerte que acecha en forma constante a Gates y a Budwell; y por otro lado cómo Fenn va investigando en forma paralela, para develar este “misterioso fallo técnico”, en un interesante ejercicio del periodismo.
Publicar un comentario