martes, 5 de abril de 2016

“VOLANDO ALTO”

Hay cintas que, aparte de estar bien hechas, hacen renovar la fe en la condición humana, con historias de superación y de voluntad. “Volando Alto” (2016), dirigida por el cineasta británico Dexter Fletcher es una de ellas. Basada en la vida de Eddie “Aguila” Edwards, el primer saltador de esquí británico de la historia, que en la actualidad tiene 52 años y que se hizo famoso al competir en los Juegos Olímpicos de Invierno de Calgary, Canadá; por su particular estilo al saltar, que incluía un aleteo, a pesar de que salió último en la competencia.

La historia de Edwards (Taron Egerton), que en la cinta es recreada con algunas libertades, es de aquellas difíciles de olvidar. Con problemas en la infancia en las rodillas y una miopía de proporciones, Eddie no reunía para nada el perfil de un atleta tradicional, pero estaba obsesionado con participar en una olimpíada, hasta que descubrió que en salto en esquí Gran Bretaña no tenía equipo y que no había marca mínima.

El director Fletcher tiene el talento para presentarnos una historia creíble y motivadora; que podría servir de ejemplo para muchas personas que abandonan sus sueños, porque definen de antemano que no serán capaces de alcanzarlo. Fletcher, de 50 años, con una destacada carrera previa como actor; había dirigido anteriormente sólo dos largometrajes: “Wild Bill” (2011) y “Sunshine on Leith” (2013), lamentablemente desconocidas en Chile, ya que “Volando Alto” muestra a las claras un talento a seguir.

Como es de esperar, sus padres fueron fundamentales. Su madre (Jo Hartley) lo apoyó a ultranza y su padre (Keith Allen) sólo quería que fuera yesero en la construcción, al igual que él, hasta que lo vio convertido en héroe nacional, al retorno de Calgary. También fue vital en su crecimiento deportivo, su amigo y luego entrenador Bronson Peary (Hugh Jackman), quien había tenido un gran talento desperdiciado y que en la actualidad mantenía una cancha en Alemania, donde Eddie comenzó a practicar, trabajando de garzón en el restorán de Petra (Iris Berben), otro apoyo clave.

Papeles no menores son el comentarista de la BBC que lo bautizó “águila” (Jim Broadbent) y Warren Sharp (Christopher Walken), el ex entrenador de Peary, que destacó el valor de Eddie, a pesar de que la cinta no señala que no pudo participar en las dos siguientes Olimpíadas de Invierno, porque colocaron marcas mínimas que lo dejaron fuera.
Publicar un comentario