martes, 1 de marzo de 2016

“CAROL”

La diversidad sexual se ha transformado en un tema recurrente en el cine de autor, tanto en Estados Unidos como en Europa; lo que se asocia con la preocupación de los cineastas de este tipo, por colocar tópicos sobre la mesa, que habitualmente no están en la discusión de los medios masivos.

Es el caso de la cinta “Carol” (2015), dirigida por el cineasta estadounidense Todd Haynes, basada en la novela homónima de la gran escritora norteamericana contemporánea Patricia Highsmith; ambientada en los años ’50 y que narra la tendencia lésbica de su protagonista, Carol (una destacada Cate Blanchett), a pesar de los intentos de su familia, sociales y de ella misma, por superar esta “enfermedad”.

Haynes, de 55 años, es considerado un cineasta rebelde dentro de la cinematografía estadounidense, de lo que da cuenta su interesante filmografía. En 1991 dirigió su primer largometraje, “Poison”, basado en textos del escritor francés Jean Genet. Luego, vinieron “Safe” (1995), sobre la vida en los suburbios del país del norte; “Velvet Goldmine” (1998), con personajes protagónicos basados en David Bowie e Iggy Pop; “Lejos del Cielo” (2002), sobre el cinismo de la sociedad estadounidense; y “No Estoy Aquí” (2007), basada en la vida de Bob Dylan; lo que manifiesta su interés por hacer un cine sobre temas relacionados con el arte y la sociedad, desde una perspectiva contemporánea.

En “Carol”, aparte de adaptar una novela importante de su país, Haynes nuevamente coloca en el tapete la hipocresía de la sociedad estadounidense, ya que la protagonista al parecer tiene un matrimonio relativamente normal con Harge (Kyle Chandler), con una hija pequeña que adora. Al poco andar, el espectador se entera de que se está separando de su esposo, a pesar de la excelente situación económica y social de éste. La situación se agrava cuando Carol se interesa en Therese (Rooney Mara), una joven y atractiva dependiente en una gran tienda por departamentos, la cual también se siente atraída por la elegancia y misterio de esta gran dama.

El gran mérito de la cinta es la sutileza con que se trata este tema. Hay muchas cosas que se sugieren más que mostrarse, salvo la escena en que finalmente hacen el amor Carol y Therese; en que de todos modos la cámara logra imágenes de gran belleza, dando cuenta acertadamente de esta historia de amor, en la cual la protagonista está siempre rodeada de un halo mágico.
Publicar un comentario