martes, 29 de marzo de 2016

“BATMAN VS. SUPERMAN: EL ORIGEN DE LA JUSTICIA”

A priori resultaba altamente interesante una cinta sobre Batman y Superman, ambientada antes de que se formara la Liga de la Justicia; lo que se conoce habitualmente como precuela, pero problemas en el guión hacen que este esfuerzo no resulte del todo logrado.

La exigencia de “Batman vs. Superman: El Origen de la Justicia” (2016), dirigida por el cineasta estadounidense Zack Snyder, no era menor, ya que pretendía que en su origen ambos héroes mantuvieron una rivalidad que los llevó a enfrentarse a muerte, luego de la cual terminaron convertidos en los grandes amigos que son.

Snyder, de 50 años, había dirigido anteriormente el remake “El Amanecer de los Muertos” (2004), “300” (2006), “Watchmen” (2009), “Ga’Hoole: La Leyenda de los Guardianes” (2010), “Sucker Punch” (2011) y “El Hombre de Acero” (2013), en las cuales demostró buen manejo del mundo del cómic y de la historieta, por lo cual parecía apropiado para dirigir este nuevo proyecto, a pesar de lo disparejo de su resultado.

Lo más absurdo de la rivalidad entre Batman (Ben Affleck) y Superman (Henry Cavill) es que aparece sustentada más en la envidia que en problemas de fondo; por lo tanto es poco digna de dos héroes de este calibre. Y así como surge sin una razón muy clara, esta enemistad termina también en forma bastante liviana: Batman le perdona la vida a Superman porque éste le pide que salve a su madre, Martha Kent (Diane Lane), la cual se llama igual que su madre muerta, Martha Wayne (Lauren Lohan), lo que provoca un quiebre en el Hombre Murciélago.

Otro hecho absurdo es que Superman es citado a declarar a una Comisión del Senado en Estados Unidos, la cual preside la senadora Finch (Holly Hunter), la cual mantiene conversaciones con el villano y empresario Lex Luthor (Jesse Eissenberg), cuando claramente está loco de remate.

Sin embargo, hay aciertos, como son las apariciones de la Mujer Maravilla (Gal Gadot); de Alfred (Jeremy Irons) el asistente de Batman; de la periodista Lois Lane (Amy Adams), la novia de Superman; y de Perry White (Laurence Fishburne), el cínico editor del Daily Planet, donde trabajan Lois y Clark Kent, cuyo amor, y el que le tiene a su madre, son la mayores debilidades de Superman, más que la kryptonita, lo que lo hace profundamente humano.
Publicar un comentario