martes, 12 de enero de 2016

“LOS 8 MAS ODIADOS”

El cineasta estadounidense Quentin Tarantino, de 52 años, a estas alturas es un clásico moderno. Y el estreno de su octavo largometraje, “Los 8 más Odiados” (2015), cinta escrita y dirigida por él, así lo confirma.

Clásico por su modo de narrar: pulcro y preciso, ya sea en planos generales y panorámicas como en los primeros planos; siempre con el objetivo claro de reforzar las acciones y profundizar el estado de ánimo de los personajes; pero por sobre todo para involucrar al espectador y hacerlo participar activamente de las emociones del filme, del suspenso y de los conflictos evidentes y subyacentes.

Moderno porque es frontal en el tratamiento de los temas, sin temor a la violencia y a la sangre cuando la acción lo amerita. Sus personajes utilizan un lenguaje que no tiene problemas en oscilar entre lo vulgar y coprolálico y lo refinado y culto.

En “Los 8 más Odiados” el tema es uno de sus favoritos: esa época en el siglo XIX, en que Estados Unidos aún estaba en formación como país; y que la ley del más fuerte (incluyendo esto inteligencia y fuerza bruta) era lo que imperaba y definía a los hombres y a las pocas mujeres que destacaban. La naturaleza también era fundamental en esos años y Tarantino lo señala desde el comienzo de la cinta, con hermosos y largos planos de la nieve cayendo sobre los caminos del Estado de Wyoming y sobre una gran cruz de piedra, tras la cual aparecerá una diligencia, clave en la primera parte del filme. En ella viajan el cazarecompensas John Ruth (Kurt Russell) y su prisionera Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh), a cargo del cochero O.B. (James Parks). Un aventón le pedirán otro cazarecompensas, el comandante Warren (Samuel L. Jackson) ex oficial del Ejército del Norte; y Chris Mannix (Walton Goggins) futuro sheriff en el pueblo siguiente.

La segunda parte de la cinta transcurriré en la posada a la cual llegarán a refugiarse; donde los estarán esperando el supuesto encargado Bob (Demián Bichir), el verdugo Oswaldo Mobray (Tim Roth), el vaquero Joe Gage (Michael Madsen), Jody (Channing Tatum) hermano de Daisy y el general sureño Sandy Smithers (Bruce Dern); con los cuales se producirá un juego brillante de identidades e intenciones, que confirmará nuevamente la maestría ya clásica de Tarantino, con su particular visión actual y violenta, en la que los personajes se juegan la vida, porque saben vivir y morir.
Publicar un comentario