martes, 22 de diciembre de 2015

“STAR WARS: DESPERTAR DE LA FUERZA”

Después de ver “Star Wars: Despertar de la Fuerza” (2015), queda claro por qué no la quiso dirigir George Lucas, el creador y realizador de los inolvidables personajes de “La Guerra de las Galaxias” (1977) y que tuvo tres secuelas dirigidas por él mismo en 1999, 2002 y 2005.

Con una expectativa mediática espectacular, esta nueva versión, que fue dirigida, escrita y producida por J.J.Abrams; decepciona tremendamente. Al verla, se siente que se desaprovechó una gran oportunidad. Contar nuevamente con actores de la talla de Harrison Ford (Han Solo), Carrie Fisher (Princesa Leia) y Mark Hamill (Luke Skywalker), que dan vida a personajes fundamentales de la saga y no darle profundidad a éstos es un delito. Pero eso es lo que ocurre. Solo se reencuentra con Leia, la mujer a la que amó y no hablan de ellos ni un ápice. Skywalker aparece solamente en la escena final de la película y no pronuncia ni media palabra.

Claramente Abrams no es Lucas. De 49 años, había dirigido sólo cuatro largometrajes: “Misión Imposible 3” (2006), “Star Trek” (2009), “Super 8” (2011) y “Star Trek: en la Oscuridad” (2013), en los cuales priman los efectos especiales y la acción por sobre el desarrollo de los personajes; tal cual ocurre en este nuevo estreno.

Otros de los personajes emblemáticos de la saga son los robots C-3PO y Arturito y el simio casi humano Chewbacca; los cuales ahora tienen un perfil bajísimo. Arturito pasa casi todo el tiempo dormido y Chewbacca sólo gruñe, comunicándose mucho menos que antes.

De los personajes nuevos, sólo resultan un verdadero aporte Rey (Daisy Ridley) y Finn (John Boyega), frescos y carismáticos, aunque nunca queda claro por qué se suman a la Fuerza. En general, todos los personajes son triviales y de mera acción, no conocemos sus motivaciones; en lo que también caen los nuevos Kylo Ren (Adam Driver) un villano que no impresiona y Poe Dameron (Oscar Isaac), un héroe sin densidad.

Y como era de esperar, el desenlace es abierto, para dejar la posibilidad de crear en el futuro una nueva secuela, para seguir exprimiendo este maravilloso mundo creado por Lucas y que el jugo siga alimentando los bolsillos de productores y distribuidores, conocedores como nadie del mercado del cine como simple entretenimiento.
Publicar un comentario