martes, 29 de diciembre de 2015

“HERMANAS”

Algunas comedias estadounidenses basan su justificación en el nivel de actuación que logran sus protagonistas; y de este modo logran que por momentos el espectador esboce una sonrisa y soporte las dos horas de vano entretenimiento, sin abandonar prematuramente la sala.

Es el caso de “Hermanas” (2015), dirigida por el cineasta Jason Moore; y que tiene como estelares a las hermanas cuarentonas Maura (Amy Poehler) y Kate Ellis (Tina Fey); las que se encuentran atravesando importantes crisis existenciales, aunque ellas mismas no se den cuentan; porque, claro, no son muy reflexivas.

Maura, se acaba de divorciar y tiene la costumbre de intervenir en la vida de los demás. Así lo hace con su hermana, con su sobrina adolescente Haley (Madison Davenport); y con sus padres, Bucky (James Brolin) y Deana (Dianne Wiest), que lo único que quieren es vender la gran casa familiar de Orlando e irse a vivir tranquilos a un condominio de la tercera edad en la misma ciudad.

Kate, por su parte, no dura mucho en los trabajos y no tiene un hogar permanente que ofrecerle a su hija Haley; inestabilidad que aleja a esta última de su madre y que impide que puedan tener una relación armónica y sana.

Este guión, bastante básico, tiene un tratamiento de capítulo televisivo, de la mano de Moore, lo que hace notoria su experiencia anterior en la dirección de series de este tipo; siendo éste su segundo largometraje. El anterior fue “Dando la Nota” (2012), una comedia de cantantes adolescentes “a capella”, que tiene las mismas características de levedad y pura distracción de “Hermanas”.

En ésta, los personajes carecen de profundidad y no manifiestan sus intenciones ni motivaciones profundas. Por otro lado, como es tradicional en las comedias gringas del tipo “idiota”, el lenguaje es bastante coprolálico y grosero; y abundan las alusiones sexuales, que le quitan la poca seriedad que tienen las escasas manifestaciones de emotividad entre las hermanas y el resto de la familia. De hecho, la secuencia que sostiene narrativamente al filme es la gran fiesta de despedida que Maura y Kate realizan en la casa paterna y en la cual el desmadre pretende ser muy gracioso.
Publicar un comentario