miércoles, 9 de diciembre de 2015

“EN EL CORAZON DEL MAR”

Hay directores que con los años, y de tanto ejercer el oficio, van logrando una solvencia que permite que sus películas logren atrapar lo esencial de las historias y convertirse en pequeños clásicos.

El estadounidense Ron Howard es uno de estos casos y su última cinta, “En el Corazón del Mar” (2015), que también produce, es un buen ejemplo de esta afirmación; ya que basándose en la novela “En el Corazón del Mar: la tragedia del Ballenero Essex” de Nathaniel Philbrick, logra una cinta de gran intensidad, que pretende recrear la verdadera historia que inspiró a Herman Melville para escribir la gran novela “Moby Dick”.

Howard, de 61 años, tuvo como muchos un comienzo en la televisión, para luego dirigir principalmente comedias livianas; pero de tanto en tanto dirigía filmes con mayor densidad e interés, como “Marea de Fuego” (1991), “Apolo 13” (1995), “Una Mente Brillante” (2001), “The Missing” (2003), “Cinderella Man” (2005) y “Frost/Nixon: la Entrevista del Escándalo” (2008), en una carrera irregular pero con aciertos.

“En el Corazón del Mar”, Melville (Ben Whishaw) llega a visitar al último de los sobrevivientes del Essex, Tom Nickerson (Brendan Gleeson), que cuando ocurrió la travesía era un novato de catorce años, el menor de la tripulación; y que se resistía a revivir la verdadera epopeya que significó ese viaje, donde sólo sobrevivieron nueve tripulantes y en el cual el barco fue hundido por la gran ballena blanca.

Aparte de este conflicto con la naturaleza, eje de la segunda parte de la cinta; se narra la pugna que existió entre el capitán George Pollard (Benjamin Walker) y el primer oficial Owen Chase (Chris Hemsworth), el primero un novato descendiente de una familia de poderosos balleneros y el segundo, un gran marino pero hijo de un agricultor. Esta disputa animará la primera parte del filme y permitirá conocer a los diversos personajes secundarios de la tripulación, resultando particularmente interesante el segundo oficial, Matthew Joy (Cilian Murphy) ex alcohólico y colega de infancia de Chase.

La mayor emoción del filme se concentra en las escenas de la caza de ballenas, en la posterior y monstruosa aparición de Moby Dick y en los noventa días en que estuvieron al garete en el Pacífico Sur, para llegar a la isla Alejandro Selkirk en Chile y ser rescatados de una muerte inminente.
Publicar un comentario