martes, 3 de noviembre de 2015

“EN LA GAMA DE LOS GRISES”

Las primeras imágenes de la cinta nos dejan claro que el joven y talentoso arquitecto Bruno (Francisco Celhay) se encuentra en una disyuntiva existencial. Está parado en el puente peatonal curvo sobre el río Mapocho en Santiago y mira las aguas correr como las de su propia vida.

Está instalándose en el taller de su abuelo Toto (Sergio Hernández) porque necesita estar solo y pensar; y tomar distancia de su esposa Soledad (Daniela Ramírez) y de su hijo de ocho años, Daniel (Matías Torres).

Con una cámara impecable, éste es el sugerente inicio de la cinta “En la Gama de los Grises” (2014), ópera prima del cineasta chileno Claudio Marcone; que deja un saldo más que positivo en su primer experiencia cinematográfica.

El conflicto que atraviesa los días de Bruno es la duda de si está llevando o no la vida que soñó para sí mismo. Y su relación familiar y de pareja no es lo único que entra en crisis.

Como arquitecto de moda, recibe un encargo de un importante empresario inmobiliario, Schulz (Marcial Tagle), que quiere trascender contratando a Bruno para que realice una obra monumental en la capital, un hito urbano que supere el paso del tiempo. Esto provoca una tremenda interrogante en el arquitecto, pero le permite conocer al historiador y guía turístico Fernando (Emilio Edwards), quien se declara homosexual y produce una tremenda atracción en Bruno, sometiéndolo a la tercera y no menor disyuntiva.

La verdad, y de ahí el título del filme, es que a Bruno le molesta que lo obliguen a decidir entre negro y blanco, entre bueno y malo. Más que una opción es una incapacidad, que Marcone llevará muy bien a imágenes.

En lo relativo a lo familiar, saldrá y entrará de la vida de Soledad y Daniel a cada rato, sin dejarlos nunca. En el caso de lo urbano, llegará a la conclusión de que el hito arquitectónico nacional ya fue construido en la Colonia, y que fue el puente de Cal y Canto, que unía los dos sectores sociales y étnicos de Santiago; y del cual sólo quedan vestigios. Respecto de su propia sexualidad, no tendrá el valor para asumir lo que siente por Fernando; y se bloqueará cuando éste le responda a su petición de tiempo, que no puede esperarlo, que tiene el privilegio de poder elegir.
Publicar un comentario