martes, 25 de agosto de 2015

“REVANCHA”

Hay directores que con el correr de las cintas y los años acumulan experiencia, que se traduce a la larga, en películas interesantes y que demuestran que, si bien no poseen un talento desmesurado, sí han adquirido un oficio digno de mención y reconocimiento.

Es el caso del cineasta estadounidense Antoine Fuqua, director y productor de “Revancha” (2015), filme dramático, que logra conmover al espectador por la historia de superación y voluntad que desarrolla su protagonista, el campeón mundial de boxeo, en la categoría mediano, Billy Hope (un acertado Jake Gyllenhaal).

Fuqua había dirigido anteriormente nueve largometrajes, la mayor parte de acción y drama, entre los cuales destacan “Día de Entrenamiento” (2001), “Lágrimas del Sol” (2003), “El Rey Arturo” (2004), “Shooter” (2007), “Los Mejores de Brooklyn” (2009), “Ataque a la Casa Blanca” (2013) y “El Justiciero” (2014), especialmente el primero y el último de los citados, en los que trabaja con el gran actor Denzel Washington, el que construye personajes inolvidables.

En “Revancha” ocurre algo similar con Gyllenhaal, el cual interpreta a un boxeador extravagante y carismático; al cual se le mueve el piso definitivamente cuando muere su amada y bella esposa Maureen (Rachel McAdams), en un confuso incidente con un retador a su corona, el púgil colombiano Miguel “Magic” Escobar (Miguel Gómez), al cual se enfrentará al final de la cinta, en un episodio que dará el nombre en español al filme.

Luego de la muerte de su esposa, Hope caerá en una crisis existencial profunda, que lo llevará a perder la tuición de su pequeña hija Leila (Oona Laurence) y el apoyo de su manager, Jordan Mains (50 Cent). En su renacimiento como boxeador y persona será fundamental su nuevo entrenador y amigo, Tick Willis (Forest Whitaker), que le impondrá disciplina y estrategia, permitiéndole volver a creer en sí mismo y recuperar no sólo a su hija y las ganas de boxear, sino el título mundial, en una pelea épica, que recuerda a “Rocky”, y que compromete emotivamente al espectador. Hope es un personaje convincente y complejo, que encontrará en Willis el contrapeso necesario para crecer como persona y boxeador, en una relación de maestro y discípulo, de humildad y amistad.

Publicar un comentario