martes, 21 de abril de 2015

“”DIOS MIO ¿QUE HEMOS HECHO?”

La inmigración hacia Europa de ciudadanos africanos y del Oriente medio y lejano es una realidad indesmentible; y que de alguna manera es una vuelta de mano al colonialismo europeo que se desarrolló en esas tierras por varios siglos.

Es tal la cantidad de consecuencias de esta fuerte inmigración que más vale tomársela con humor y de este modo manifestarlas con menos gravedad, pero no por eso con menos firmeza y claridad.

Esto es lo que está detrás de la comedia francesa “Dios Mío ¿Qué hemos Hecho?”, cinta dirigida y escrita por el cineasta galo Philippe de Chauveron; que cuenta la historia de la tradicional familia Verneuil, formada por el matrimonio entre el abogado Claude (Christian Clavier) y Marie (Chantal Lauby), católicos que viven en una mansión en el campo, cerca de París, y que tienen cuatro hijas en edad de desposarse.

La mayor, Isabelle (Frederique Bel) se casa con el hijo de argelinos Rachid Benassem (Medi Sadoun). La segunda, Odile (Julia Piaton) se casa con el hijo de judíos David Benichou (Ary Abbitan). La tercera, Segolene, se casa con el hijo de chinos Chao Ling (Frederic Chau); con lo cual Claude y Marie están devastados, ya que ninguno es católico y les cuesta acostumbrarse a que no sean de sangre normanda.

Su única esperanza es la hija menor, Laure (Elodie Fontan), la que les comunica la gota que rebalsa el vaso: se casará con Charles Koffi (Noom Diawara), hijo de marfileños, que aunque es negro al menos es católico. La segunda parte del filme se concentra en esta boda, que se presta para todo tipo de enredos y situaciones graciosas, como las protagonizadas por Claude y su futuro consuegro André Koffi (Pascal N’Zonzi), que finalmente se transforman en grandes amigos.

De Chauveron, de 49 años, y con otros 4 largometrajes desconocidos en Chile: “Los Parásitos” (1999), “Amor en los Talones” (2005), “El Alumno Ducobu” (2011) y “La Vacaciones de Ducobu” (2012), maneja notablemente el desarrollo de cada uno de los personajes, dándoles particularidades propias de su psicología y de su cultura. Incluso cada una de las cuatro hermanas se diferencian, otorgándole a la cinta encanto y credibilidad.
Publicar un comentario