martes, 17 de marzo de 2015

“SIEMPRE ALICE”

La memoria tiene dos niveles, fundamentales ambos para llevar una vida con sentido e independencia. El primero tiene que ver con la identidad, aquello que recordamos de nuestra historia nos configura como personas únicas e irrepetibles. El segundo; más pedestre, pero no por eso menos importante, tiene que ver con la facultad de recordar lo que dijimos recién y lo que tenemos que hacer a continuación, como parte del comportamiento diario.

El mal de Alzheirmer afecta los dos niveles de la memoria, transformando a la larga al enfermo en un ser que no sabe quién es y que es incapaz de arreglárselas solo en el mundo; por lo tanto en una estado de inconciencia e indefensión absoluta.

Esta realidad muestra acertadamente el filme “Siempre Alice” (2014), dirigido y escrito por los cineastas Richard Glatzer y Wash Westmoreland, basado en la novela de la escritora estadounidense Lisa Génova. Glatzer, de la misma nacionalidad, falleció el 10 de marzo pasado, a la edad de 63 años. Westmoreland, inglés de 49 años, ha dirigido cuatro largometrajes, todos en co-dirección con Glatzer: “The Fluffer” (2001), “Quinceañera” (2006), “Lo Último de Robin Hood” (2013) y este estreno. Glatzer había dirigido anteriormente en solitario una cinta: “Grief” (1993).

En “Siempre Alice” la protagonista es Alice Howland (Julianne Moore), una destacada profesora de Lingüística de la Universidad de Columbia en Nueva York, que repentinamente empieza a olvidar palabras y que comienza a perderse en lugares absolutamente familiares. Se le diagnostica Alzheimer temprano hereditario, una enfermedad muy poco común y que no tiene remedio.

Felizmente casada con John (Alex Baldwin) y con tres hijos: Anna (Kate Bosworth), Tom (Hunter Parrish) y Lydia (Kristen Stewart), se sumirá en una profunda crisis ya que, como experta en la comunicación humana, sabe a cabalidad lo que implicará la enfermedad en su vida intelectual y cotidiana.
Resulta emocionante ver cómo despliega toda su inteligencia para prolongar lo más posible su conciencia, inventándose ejercicios para estimular la memoria, aunque el deterioro es inevitable. Altamente emotiva y eficaz es la escena en que da una charla en la Asociación sobre este mal, en que va subrayando su intervención, para no repetir las mismas frases eternamente.
Publicar un comentario