viernes, 13 de febrero de 2015

“LA TEORIA DEL TODO”

Es extraño que un científico se transforme en best seller, más aún si su gran tema es la explicación del origen del Universo y otros bastante complejos como el espacio-tiempo y los hoyos negros.

Seguramente en el caso del astrofísico británico Stephen Hawking, ayuda a su popularidad su espíritu de superación, que lo ha llevado a vivir buena parte de sus 73 años con una aguda enfermedad motoneuronal, que lo tiene totalmente paralizado, a pesar de que su cerebro funciona normalmente, por lo cual debe comunicarse a través de un computador con altoparlante.

La cinta “La Teoría del Todo” (2014), dirigida por el cineasta inglés James Marsh, relata la vida de Hawking (Eddie Redmayne), luego de que se titulara de Físico en Oxford e ingresara a Cambridge para sacar su doctorado, época en que se empiezan a manifestar los primeros síntomas de su enfermedad, lo que no le impidió casarse con Jane (Felicity Jones), con quien estuvo casado treinta años y tuvo tres hijos: Robert, Lucy y Timothy; y en cuyo libro autobiográfico está basado el filme.

Marsh, de 51 años, había dirigido anteriormente tres largometrajes: “El Viaje de la Muerte de Wisconsin” (1999), “El Rey” (2005) y “Agente Doble” (2012), no estrenados en la región de Valparaíso, pero de claro interés, dado el buen nivel de su último estreno.

Esto debido a que la cinta logra difundir de buena manera e interesar al público en temas complejos y trascendentes; y por otro lado retratar desde el punto de vista humano a este nuevo genio, cuya obra “Breve Historia del Tiempo” se vende como pan caliente, lo que se incrementará luego del filme.

Su relación con su amigo Brian (Harry Lloyd), con su tutor Dennis Sciama (David Thewlis), con su padre Frank (Simon McBreney), con su segunda esposa Elaine (Maxine Peake) y con el segundo esposo de Jane , Jonathan (Charlie Cox), dan cuenta también de su singular y abierta personalidad, que lo transforman en un científico modelo para las nuevas generaciones.
Publicar un comentario