viernes, 13 de febrero de 2015

“BIRDMAN O LA INESPERADA VIRTUD DE LA IGNORANCIA”

Siempre se ha dicho que la verdadera prueba para un actor es el teatro y que el cine, con las posibilidades del montaje, puede corregir y mejorar una actuación no tan brillante e inspirada. Además, el contacto con el público y la necesidad de interpretar un papel varios meses son exigencias que tiene el teatro y no así el séptimo arte.

Esto es lo que anima a Riggan (Michael Keaton), el protagonista de “Birdman o la Inesperada Virtud de la Ignorancia” (2014), cinta dirigida, escrita y producida por el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu; el cual fue hace unos años una estrella del cine, con su superhéroe Birdman, y que ahora quiere demostrar su talento actoral, dirigiendo y actuando una adaptación, que él mismo hizo, de una conocida novela de Raymond Carver, en una prestigiosa sala de Broadway en Nueva York, que él mismo arrendó con producción propia, a cargo de su amigo Jake (Zach Galifianakis).

González Iñárritu, con sus 51 años, ha demostrado una osadía y una ambición estética encomiable; desafío que ha sorteado con éxito hasta ahora, en una especie de paralelo con lo que vive Birdman en su última cinta. Sus cuatro anteriores filmes así lo avalan: “Amores Perros” (2000), “21 Gramos” (2003), “Babel” (2006) y “Biutiful” (2010).

Inserto en el artificio de la creación, Riggan tiene elementos surrealistas y realistas, como por ejemplo su capacidad de levitar (en la primera imagen el personaje está levitando en su camerino), de telequinesis y de volar, virtud propia de los sueños que irá perfeccionando hasta dominarla absolutamente, transformándose en el superhéroe de su distanciada hija, Sam (Emma Stone).

Cada personaje es simbólico. Mike (Edward Norton) es el actor de teatro clásico, que se transforma en el personaje y que no se preocupa de agradar a los demás. Lesley (Naomí Watts) es la actriz debutante en Broadway, insegura de sí misma, a pesar de su talento. Laura (Andrea Riseborough) es la novia de Riggan, histérica y atractiva. Tabitha (Lindsay Duncan) es la respetada crítica de teatro del New York Times, seca y amargada, pero capaz de darse cuenta del inesperado y no erudito talento de Riggan.
Publicar un comentario