viernes, 13 de febrero de 2015

“CORAZONES DE HIERRO”

Las películas de guerra fue un género muy valorado especialmente después de la Segunda Guerra Mundial y hasta la década del ’70. Rara vez, luego de esa fecha se ha realizado grandes cintas de este tipo.

A la memoria se me vienen de inmediato “Cartas desde Iwo Jima” y “Banderas de Nuestros Padres” de Clint Eastwood, ambas del 2006; y antes, la inolvidable “Cruz de Hierro” (1977) de Sam Peckinpah. Precisamente de este última es inevitable acordarse cuando uno ve “Corazones de Hierro” (2014), originalmente “Furia”, dirigida, escrita y producida por el cineasta estadounidense Davis Ayer, quien homenajea en forma notable a este género, que muestra el absurdo y extremo mundo de la guerra.

Ayer, de 47 años, había dirigido anteriormente cuatro largometrajes: “Vidas al Límite” (2005), “Reyes de la Calle” (2008), “Sin Tregua” (2012) y “Sabotaje” (2014), que demuestras su capacidad para las cintas dramáticas, que se expresan en situaciones de alta violencia. El protagonista de “Corazones de Hierro”, el sargento Don Collier (un maduro Brad Pitt) le señala al joven soldado Norman “Máquina” (Logan Lerman): “la historia es violenta”.

El filme se ambienta en Alemania, en abril de 1945, con los Aliados intentando terminar la guerra y que los germanos se rindan, a lo cual estos se resisten denodadamente. Don está a cargo de un tanque estadounidense, cuya tripulación la completan los soldados Boyd “Biblia” (Shia LaBeouf), Trini “Gordo” (Michael Peña) y Grady (Jon Bernthal), cuya lealtad con el sargento es inquebrantable, ya que él, a su vez les viene protegiendo la vida desde la campaña de Africa y luego en Europa.

Con gran táctica y la osadía desquiciada de los héroes, el grupo asume, como una carga del destino, cada misión que les encarga el “viejo” capitán Waggoner (Jason Isaacs). La definitiva será defender un cruce clave, frente a 300 alemanes, dejando en claro la antivocación suicida del verdadero soldado, la que se palpa notablemente en la escena con las alemanas Irma (Ana María Marinca) y su hermana Emma (Alicia von Rittberg), donde son sólo hombres.
Publicar un comentario