martes, 17 de febrero de 2015

“IDA”

Desde el comienzo el espectador se da cuenta que está frente a una cinta diferente, ya que el austero blanco y negro de la película recuerda a cintas clásicas, pero con rasgos de modernidad evidente.

Se trata de “Ida” (2013, cinta dirigida y escrita por el cineasta polaco Pawel Pawlikowski; que relata la historia de Ida (Agata Trzebochowska), una novicia que está punto de aceptar los votos de obediencia, castidad y pobreza, para transformarse en monja en un apartado convento de Polonia en la década del ’60.

La madre superiora, sabiamente, le ordena que antes de tomar los votos debe conocer a su tía Wanda (Agatha Kulesza), su único pariente en el mundo. Resulta que por la hermana de su madre no sólo conocerá el mundo de la Polonia comunista de post guerra, sino también que sus padres eran judíos y que fueron asesinados durante el conflicto bélico.

Iniciarán juntas un periplo para dar con el paradero de sus padres, saber su destino y darles cristiana sepultura a sus restos; recorrido en el aprenderán a quererse y respetarse, a pesar de las diferencias aparentes entre ambas. La secuencia en que encuentran sus huesos y los transportan a la tumba familiar en Lublin es impactante por su austera crudeza.

Pawlikowski, de 57 años, forma parte de la nueva generación de cineastas polacos. Anteriormente había dirigido 4 largometrajes: “La Viga” (1998), “El último Recurso” (2000), “Mi Verano de Amor” 2004) y “La Mujer de Vème” (2011), ninguno de ellos conocido en el circuito comercial de la región de Valparaíso.

En “Ida”, la fiel novicia y su tía, una respetada jueza, bebedora excesiva y fumadora, se contaminarán mutuamente: la primera de mundanidad y en la segunda aflorará el pasado, que la hizo perder a su hermana y a su pequeño hijo, acentuando su tristeza. La aventura de la novicia es un viaje de iniciación, en la que Ida descubre no sólo la música de John Coltrane, la amistad y el amor; sino también el alcohol y el tabaco, para vivir en pocos días lo que el mundo le ofrece. No obstante, aunque en un momento pareciera que optará por una existencia ordinaria, Ida vestirá nuevamente el hábito y caminará de vuelta al lugar donde se siente en casa.
Publicar un comentario