martes, 23 de diciembre de 2014

“PRIMICIA MORTAL”

Dicen que el contenido de los medios de comunicación refleja el nivel cultural de una sociedad. Después de ver “Primicia Mortal” (2014) se podría decir que los medios, y mejor aún los noticieros de televisión, no sólo cumplen con esta premisa, sino que no escatiman en recursos para mejorar la sintonía y superar a sus competidores, obviando cualquier dilema moral para lograrlo, incluso alojar verdaderos psicópatas entre sus colaboradores.

Su realizador y guionista, el estadounidense Dan Gilroy, de 55 años, no obstante ser este su primer largometraje, logra recrear con acierto el submundo de una pequeña estación de televisión norteamericana, cuyo noticiero se especializa en crónica roja, con bastante sangre, y con el sesgo de que ojalá las víctimas sean ABC 1 y los victimarios de los barrios bajos.

El protagonista es un ladrón de poca monta, Louis Bloom (Jake Gyllenhaal), pero que está ansioso por subir de status. Casualmente se topa con un accidente y puede ver el trabajo de un cazador de noticias independiente, Joe Loder (Bill Paxton), que se dedica a vender estas imágenes a los canales y se da cuenta que ha encontrado finalmente su destino, el cual calza perfectamente con su personalidad psicótica y obsesiva.

Su primer trabajo cautiva a la directora de noticias del pequeño canal, Nina Romina (René Russo), que de inmediato visualiza el potencial de Louis, haciendo caso omiso del perfil psicológico de este singular camarógrafo, que curiosamente mientras más exacerba sus rasgos esquizoides, mejor le va en el mundo de las morbosas noticias televisivas.

Obligado por la cantidad de accidentes y delitos contrata a un ayudante, Rick (Riz Ahmed); quien a su lado reflejará la normalidad, todo lo contrario de Louis y de la realidad desquiciada en la que debe insertarse. La locura de Louis, que irá a parejas con su éxito, llegará a niveles impresionantes cuando elimina a Loder de su camino, sin ningún sentimiento de culpa; y luego cuando comienza a intervenir en la realidad que reportea, con tal de obtener lo que desea.

La secuencia final supera cualquier medida y fusiona con éxito todas sus estrategias anteriores, burlando a la policía, deshaciéndose de paso de su asistente y logrando la mejor de las primicias, ya que finalmente se ha transformado en un actor de la realidad que filma y manipula, para delicia de su jefa y del rating.

Publicar un comentario