martes, 25 de noviembre de 2014

“ELSA Y FRED”

Hay cintas de tono menor, pequeñas comedias, que se salvan por la humanidad de los personajes y por las buenas actuaciones, que le dan aún más valor a estos caracteres comunes y corrientes, que terminan conquistando la simpatía del espectador.

Es el caso de “Elsa y Fred” (2014), dirigida y escrita por el cineasta inglés nacido en la India Michael Radford, que cuenta la historia de dos vecinos ya ancianos, que primero cultivan una simpática amistad, para terminar convirtiéndose en una pareja, que vivirá intensamente sus últimos días.

Radford, de 68 años, había dirigido anteriormente nueve largometrajes, entre los cuales destacan cintas como “1984” (1984), “El Cartero” (1994), “El Mercader de Venecia” (2004) y “La Mula” (2013), en las cuales ha demostrado una especial talento para las adaptaciones literarias.

En “Elsa y Fred”, las pretensiones son mucho menores. Todo comienza cuando Lydia (Marcia Gay Hayden) instala a su padre, Fred (Christopher Plummer) en un departamento más cerca de su casa, para cuidarlo mejor, y le contrata una nana, Laverne (Erika Alexander). Fred se opone a todo y lo único que quiere hacer en estar en su casa, sin que lo molesten, ya que se siente viejo y ha quedado viudo hace siete meses.

Pero su vecina, Elsa (Shirley MacLaine), unos años menor que él, dirá otra cosa, ya que está llena de ganas de vivir, lo que contagiará a la fuerza a su nuevo amigo. Esto a pesar de los problemas de su hijo pintor, Alec (Reg Rogers) y de los cuidados de su hijo mayor, Raymond (Scott Bakula), que encuentra una locura este postrero romance.

Otros personajes importantes son Jack (Chris Roth), el esposo de Lydia, que lo único que quiere es que su suegro le financie un nuevo negocio; John (George Segal), amigo y doctor de Fred, que lo anima a aprovechar el tiempo que le queda y Max (James Brolin), el ex marido de Elsa, que el aconseja a Fred a dejarla, por su capacidad para inventar historias sobre sí misma.

Una de estas es su sueño de viajar a Roma y recrear en la Fontana di Trevi, la famosa escena de “La Dolce VIta” de Federico Felllini, en que Anita Ekberg se mete a la fuente e invita a Marcelo Mastroianni. El otro “cuento” es que en su juventud fue modelo de retratada por Pablo Picasso, lo cual no cree Fred, pero el tiempo demostrará que en Elsa casi todo era cierto.
Publicar un comentario