martes, 30 de septiembre de 2014

“HASTA QUE LA MUERTE LOS JUNTÓ”

La verdadera comedia no hace reír a carcajadas batientes, sino que hace sonreír en un tono agridulce, ya que nos damos cuenta que lo que estamos viendo lo hemos vivido o podríamos vivirlo; por lo tanto se reconocen aspectos comunes de toda la especie humana y sin embargo se retrata un grupo humano determinado en una fecha determinada. Eso hace una buena comedia de cualquier cinematografía.

Y la estadounidense no es una excepción, a pesar de lo raro que es encontrar una cinta de ese país con esas características; ya que abunda en esas latitudes la comedia estúpida o la comedia insulsa, sin profundidad ni sensibilidad.

“Hasta que la Muerte los Juntó” (2014), dirigida por el cineasta Shawn Levy, basada en la novela de Jonathan Tropper, es una de estas comedias inteligentes, que basan su calado en los caracteres bien construidos y que se van desarrollando a lo largo del filme, haciendo partícipe al espectador de su crecimiento y evolución.

Levy, de 46 años, había dirigido once largometrajes, principalmente en el tono comedia liviana, entre las que destacan “Gordo Mentiroso” (2002), “Recién Casados” (2003), “La Pantera Rosa” (2006), “Noche en el Museo” (2006), “Noche en el Museo 2” (2009) y “Los Becarios” (2013); pero me atrevo a decir que ésta última es la más madura.

Relata el encuentro de una familia luego de la muerte del padre, en la casa donde se criaron los cuatro hermanos Altman. En torno a la madre, Hillary (Jane Fonda) llegan Paul, el mayor (Corey Stoll) y su esposa Annie (Kathryn Hahn), que luchan por tener un bebé; Judd (Jason Bateman), que acaba de enterarse de la infidelidad de su esposa con su jefe y que se reencuentra con su novia de juventud, Penny (Rosa Byrne); el menor, Phillip (Adam Driver), que se resiste a madurar, a pesar de llegar con una mujer mayor, Tracy (Conni Britton); y la única mujer, Wendy (Tina Fey), que a pesar de estar casada y con dos hijos pequeños, sigue enamorada del vecino de enfrente, Horry (Timothy Olyphant).

Esta galería de personajes, todos en crisis por distintos motivos, se unen en torno al recuerdo del amado padre y de la perspicaz madre; y recuperan el tiempo perdido en la entrañable amistad que tuvieron hasta la adolescencia; con diálogos lúcidos y situaciones generalmente graciosas; que los transforman finalmente en seres creíbles y amables.
Publicar un comentario