martes, 2 de septiembre de 2014

“EL HOMBRE MAS BUSCADO”

Una buena adaptación de una gran novela permite ratificar la importancia del guión para lograr una cinta de buen nivel, en la cual el espectador no sienta como pasan los minutos y se mantenga en vilo durante toda la exhibición de la película.

Es lo que ocurre con “El Hombre más Buscado” (2014), dirigida por el cineasta holandés Anton Corbijn, basada en la novela del mismo nombre del gran escritor inglés contemporáneo John Le Carré, que se ha especializado en escribir obras sobre espionaje y actividades de inteligencia.

Corbijn, de 59 años, conocido como fotógrafo y director de videos musicales, comenzó hace siete años una carrera como director de cine, siendo éste su tercer largometraje. Anteriormente había dirigido “Control” (2007) y “El Americano” (2010), que no han sido estrenadas comercialmente en Chile.

En “El Hombre más Buscado”, Corbijn demuestra sus capacidades, ya que logra una cinta de gran suspenso; en que los personajes, complejos y diversos, se encuentran bien desarrollados. El espectador intuye sus motivaciones, tanto por las buenas actuaciones como por sus conductas, claves en el camino y desenlace que toman los vibrantes acontecimientos, ligados a las actividades de los fanáticos islámicos en Europa y en esta caso específico en Alemania.

Allí, Günther Bachmann (Philip Seymour Hoffman) dirige un equipo de investigadores de inteligencia del Gobierno, pero totalmente clandestino; que debe lidiar no sólo con los datos y con reclutar informantes, sino también con la mediocridad del jefe de Policía, Dieter Mohr (Rainer Bock) y con la intromisión de la Embajada de Estados Unidos, a través de Martha Sullivan (Robin Wright), en un gallito en que se jugará la vida.

Mención aparte, y destacada en el filme, es el increíble trabajo que desarrolla con los sujetos que debe presionar y reclutar para su causa, como el banquero Tommy Brue (Willem Dafne), la abogada de derechos humanos Annabel Richter (Rachel Mc Adams), el refugiado ruso Issa Karpov (Grigoriy Dobrygin), el profesor y acaudalado árabe Abdullah (Homayoun Ershadi) y su hijo Jamal (Medí Dehbi), cada cual con motivaciones e historias diferentes, en las que Bachmann deberá escarbar con astucia para lograr su objetivo, en un crítico equilibrio con la realidad.
Publicar un comentario