martes, 19 de agosto de 2014

“LA LEY DEL MAS FUERTE”

Hay películas que incomodan al espectador común y corriente, ya sea por el tratamiento narrativo de los acontecimientos o por el tema que desarrollan, o por ambas cosas.

“La Ley del más Fuerte” (2013), dirigida y escrita por el cineasta estadounidense Scott Cooper, cumple a cabalidad con esta premisa; ya que su tema es la venganza, como un modo de imponer justicia en un mundo violento y despiadado; y el tratamiento de los hechos es lento.

El tiempo de la cinta es igual al real que se utiliza para tomar grandes decisiones, como las que enfrentan los dos hermanos protagonistas de esta interesante cinta, no apta para los que buscan las cintas pre digeridas con un ritmo vertiginoso; y para aquellos que creen que los temas complicados deben tratarse de un modo que no haga dudar a nadie sobre quiénes son los buenos y quiénes los malos; o sea todo en blanco y negro, sin matices.

Los hermanos Baze son Russell (Christian Bale), que trabaja en una acerería. y Rodney (Casey Affleck), soldado que ha ido cuatro veces a pelear a Irak y que se gana la vida en peleas de mala muerte con apuestas, que le consigue el mafioso John Petty (Willem Dafne). Ambos tienen una vida sin perspectivas: para Russell la acerería está por cerrar y pierde a su mujer, Lena (Zoe Saldana), por una condena carcelaria, en la que no sólo no lo espera, sino que se involucra con el comisario de Policía Barnes (Forrest Whitaker).

Las perspectivas para Rodney son peores: a la muerte del padre, sólo les queda su tío Gerald (Sam Shepard), no quiere trabajar en la fábrica y tiene una deuda impagable con Petty, que lo llevará a obligar a éste a pactar una pelea con un mafioso y psicópata de marca mayor, el violento e impredecible Harlan DeGroat (Woody Harrelson); escena final de la cinta, en la cual el filme alcanza su mayor complejidad, pero también los niveles de mayor incomodidad para el espectador que sólo busca entretención y niveles alto de adrenalina, producto del exceso de acción,

El director Cooper, de 44 años, considerando que éste es sólo su segundo largometraje, el anterior fue “Corazón Rebelde” (2009); logra una cinta vigorosa, con personajes densos y definidos, que no sólo se ven enfrentados a una existencia dura, que refleja el modo de vida estadounidense en las zonas apartadas, sino también a situaciones críticas, que los obligan a tomar opciones definitivas, más allá del bien y del mal.
Publicar un comentario