martes, 22 de julio de 2014

“EL PLANETA DE LOS SIMIOS: CONFRONTACION”

Una de las teorías catastrofistas sobre el futuro de la humanidad señala que en algún momento la naturaleza le pasará la cuenta a nuestra especie, por el abuso que ha hecho sobre los recursos naturales y sobre las demás especies animales.

Esta podría ser una las interpretaciones de la novela “El Planeta de los Simios”, de 1963, del francés Pierre Boulle, sobre la cual se han realizado diversas versiones fílmicas, la última de ellas “El Planeta de los Simios: Confrontación” (2014), dirigida por el estadounidense Matt Reeves y que le da una nueva vuelta de tuerca a la saga.

La cinta original fue dirigida por Franklin Schaffner en 1968 y fue tal su éxito, que se realizaron cuatro secuelas entre 1970 y 1973. Con posterioridad, en 2001, Tim Burton realizó un remake personal sobre la cinta; y en 2011, Rupert Wyatt dirigió “El Planeta de los Simios: (R)evolución”, supuesta precuela de la original.

Reeves, de 48 años, y con tres largometrajes anteriores desconocidos en Chile, logra entregar nuevos aportes en la línea de la interpretación que señalamos al comienzo. Se supone que la humanidad ha desaparecido de la faz de la tierra hace cinco años, producto del virus epidémico que los mismos hombres crearon a partir de la experimentación con primates.

La acción se desarrolla en los bosques cercanos a San Francisco y allí viven en paz los simios con sus familias, bajo el liderazgo de César (Andy Serkis) y apoyado por Koba (Toby Kebbell), chimpancé que fue usado como conejillo de indios, por lo cual guarda un terrible resentimiento contra los hombres. Pero los humanos no están extintos, hay un grupo en la ciudad que genéticamente es inmune al virus, pero que necesita echar a andar una central hidroeléctrica que está en territorio de los simios, lo que será el origen del conflicto central de la cinta: el constante enfrentamiento entre hombres y simios, en el cual los primeros se sienten superiores, salvo honrosas excepciones.

Estas son Malcolm (Jason Clarke), su pareja Ellie (Keri Russell) y su hijo Alexander (Kodi Smit-McPhee), que intentan evitar la guerra, al igual que César; pero Koba, por el lado de los simios, y el líder de los humanos, Dreyfus (Gary Oldman), por el otro, desencadenarán la inevitable guerra, en la cual los simios son el espejo de los humanos, sin que realmente se sepa quiénes son más salvajes.
Publicar un comentario