martes, 13 de mayo de 2014

“POMPEYA”

Sin duda, uno de los géneros más difíciles en el cine es el histórico o de reconstrucción de épocas pretéritas; ya que se debe elegir un punto de vista y se deben tener bien claros los objetivos que se persiguen con la cinta.

La peor de las opciones es hacer una mezcla de perspectivas, como ocurre en “Pompeya” (2014), producida y dirigida por el cineasta británico Paul W.S. Anderson; en la cual, aparte de la visión histórica, se cuenta una historia de amor entre un plebeyo gladiador y una noble pompeyana, la cual es pretendida por un altanero senador romano, que la perseguirá hasta las últimas consecuencias. Además, como condimento, están las luchas entre gladiadores y las peleas entre estos y los romanos; todo lo cual culmina con la histórica erupción del volcán Vesubio, que destruyó a Pompeya, en el año 79 después de Cristo.

De hecho la cinta comienza con las tradicionales imágenes de los pompeyanos que murieron petrificados por la lava del volcán y que así yacen hasta el día de hoy; y que pueden ser conocidos por los turistas que acuden a estas ruinas italianas, ubicadas en la bahía de Nápoles.

En todo caso no es de extrañar esta versión más bien comercial de la historia final de Pompeya, ya que Anderson, de 49 años, se ha caracterizado por un cine de este tipo, con cintas como “Mortal Kombat” (1995), “Soldado” (1998), “Resident Evil” (2002), “Alien vs Predator” (2004), “La Carrera de la Muerte” (2008), “Resident Evil: Ultratumba” (2010) y “Resident Evil 5: Venganza” (2012), que se caracterizan por tener personajes bastante superficiales y concentrarse en las escenas de acción, con muy poco énfasis en el lenguaje cinematográfico.

En “Pompeya” ocurre lo mismo. Los protagonistas son un gladiador celta, Milo (Kit Harrington), cuyos padres y su aldea fueron masacrados por un batallón romano, a cargo del senador Corvus (Kiefer Sutherland), del cual jurará vengarse algún día; y la bella Cassia (Emily Browning), hija de los nobles pompeyanos Aurelia (Carrie Anne-Moss) y Severus (Jared Harris); los cuales, por supuesto se enamorarán, a pesar de las diferencias sociales y culturales.

Recién llegada de Roma, Cassia será perseguida por su obsesivo pretendiente Corvus; lo que posibilitará la venganza de Milo y varias escenas de pelea, tanto en el Anfiteatro pompeyano como en las calles de la ciudad, con la erupción del Vesubio ya en curso, como telón de fondo.
Publicar un comentario