martes, 8 de abril de 2014

“EL GRAN HOTEL BUDAPEST”

Europa tuvo un largo período de gloria, que va desde el Renacimiento hasta la Primera Guerra Mundial; y que significó el florecimiento de las artes, la ciencia, la filosofía, la economía, todo esto en un ambiente de libertad y diversidad, sobre todo después de la Revolución Francesa.

Este espíritu de la cultura europea es lo que trató de captar y describir en su obra el escritor austríaco Stefan Sweig (1881-1942) y es el que inspiró e intentó recrear el cineasta estadounidense Wes Anderson en “El Gran Hotel Budapest” (2014), como lo reconoce él mismo en la dedicatoria final de la cinta.

Este filme se estructura en torno a la historia del concerje del Hotel Budapest, Gustave H. (Ralph Fiennes), un personaje único por su conciencia de servicio y por su lealtad con los pasajeros y con sus colegas, especialmente con el botones Zero (Tony Revolori). La cinta es un gran racconto, una conversación entre un escritor (Jude Law) y el dueño del hotel, Moustafa (F. Murray Abraham), que no es otro que Zero ya mayor.

En la narración, que no tiene respiro, tanto en el desfile de personajes y acciones como en el despliegue visual y en el ritmo del montaje, el espectador siente ese espíritu refinado y amable de la Europa que floreció en paz, con la belleza como objetivo.

Anderson, a sus 44 años, ha desarrollado una filmografía que busca esa armonía y ese modo de vivir espontáneo y mágico, con cintas como “Academia Rushmore” (1998), “Los Tenenbaums” (2001), “Vida Acuática” (2004) y “Viaje a Darjeeling” (2007), entre otras.

Entre estos personajes notables se encuentran Dmitri (Adrian Brody) que quiere heredar el hotel a como dé lugar; su matón, Jopling (Willem Dafoe); el subdirector del hotel y abogado Kovacs (Jeff Goldblum); el compañero de prisión de Gustave, Ludwig (Harvey Keitel); el jefe de policía Henckels (Edward Norton) y la novia de Zero, Agatha (Soirse Ronan), en una galería mucho mayor y en que asombra la intensidad y la pasión con que viven.

“El Gran Hotel Budapest” es una cinta plena de colorido y alegría, con personajes inolvidables y cautivadores, sobre todo Gustave H., el alma del hotel; su fiel amigo Zero y su amada Agatha, que simbolizan la esperanza y el futuro; y todos sus amigos, que los acompañan en su lucha por la justicia, parábola de la historia humana.
Publicar un comentario