jueves, 6 de febrero de 2014

“ESCANDALO AMERICANO”

El mundo del delito tiene sus propios códigos y reglas internas, que demuestran que la realidad no es blanco y negro, como muchos dicen, y que tiene matices que dan cuenta de la complejidad del ser humano y que el bien y el mal tienen límites a veces bastante borrosos.

Este es el mayor mérito de “Escándalo Americano” (2013), cinta dirigida y escrita por el cineasta estadounidense David O. Russell; que a través de una pareja bastante notable de estafadores, aunque de menor cuantía, nos señala que estas vidas, aunque patéticas, tiene rasgos identificables con cualquier ser humano y que por lo mismo pueden resultar entrañables al espectador.

Esta pareja está formada por Irving Rosenfeld (Christian Bale) y Sidney Prosser (Amy Adams). Irving tiene un talento innato para el fraude y para el timo; y encuentra en Sidney su complemento perfecto, la que se hace pasar por una lady inglesa con conexiones en la banca británica, con lo cual desarrollan el pingue negocio de cobrar comisiones por préstamos que nunca llegan.

Russell demuestra maestría en la creación de estos personajes, lo que ratifica su interesante trayectoria. Con 55 años, había dirigido seis elogiados largometrajes: “Spanking the Monkey” (1994), “Flirteando con el Desastre” (1996), “Tres Reyes” (1999), “Extrañas Coincidencias” (2004), “The Fighter” (2010) y “El Lado Bueno de las Cosas” (2012), que lo convierten en uno de las destacados directores contemporáneos del país del norte.

En “Escándalo Americano”, la tranquila y controlada vida de Irving y Sidney se ve perturbada por tres importantes personajes; que hacen brotar toda su inteligencia y ponen a prueba el amor entre ellos y otros valores como la lealtad y la amistad. Primero es Richi DiMaso (Bradley Cooper) un agente del FBI que se obsesiona con atrapar peces gordos de la mafia y políticos corruptos, a través de la utilización de la pareja de protagonistas. Luego, la esposa de Irving, Rosalyn (Jennifer Lawrence), bastante desequilibrada y que intenta retener a Irving hasta que reciba una mejor oferta.

Por último, el alcalde de New Jersey, Carmine Polito (Jeremy Renner), un personaje carismático y populista, que establece una relación de amistad con Irving, lo que complica aún más las cosas y que obliga a éste a tomar decisiones morales, que definitivamente lo transforma, junto a Sidney, en pequeños héroes en un submundo en que la traición y la mentira son pan de cada día.

Publicar un comentario