martes, 21 de enero de 2014

“EL QUINTO PODER”

Con la arremetida de Internet y el surgimiento de medios de comunicación electrónicos, el periodismo ha vuelto a tener la importancia que alguna vez hizo que se le considerara “el quinto poder”, posición que había ido perdiendo porque cada vez era más difícil el acceso a la información clasificada, tanto para los medios como para el ciudadano común.

Con el nuevo soporte del Internet la cosa cambió fundamentalmente y un buen ejemplo de esta situación es la irrupción de Wikileaks, un sitio creado en 2006 especialmente para divulgar documentos secretos y que demuestran los abusos a los derechos humanos y la corrupción de gobiernos e instituciones privadas y públicas.

La cinta “El Quinto Poder” (2013), dirigida por el cineasta estadounidense Bill Condon, cuenta la historia de Julian Assange, publicista y periodista, creador de Wikileaks; basada en dos libros: uno de Daniel Domscheit-Berg, amigo y segundo de Wikileaks; y el otro de David Leigh y Luke Harding, que entregan una particular visión sobre la personalidad de Assange, quien nació en Australia en 1971 y que también fue hacker en su juventud.

Condon, de 58 años, había dirigido siete largometrajes, entre los cuales destacan “Kinsey” (2004), “Dreamgirls” (2006) y las taquilleras “Crepúsculo: Amanecer Parte 1” (2011) y “Crepúsculo: Amanecer Parte 2” (2012); por lo cual no es de extrañar el sólido oficio que muestra para narrar la historia de Assange, en una historia llena de suspenso y emoción; por la importancia de los hechos relatados y por la tozudez y valentía del protagonista, que dio a conocer importantes secretos militares y diplomáticos de Estados Unidos en 2010, viéndose obligado a asilarse en la embajada de Ecuador en Inglaterra, donde permanece desde junio de 2012.

Assange (Benedict Cumberbatch) es mostrado como un personaje que piensa que la verdad debe ser conocida por todos, al precio que sea; y como modo de luchar contra la corrupción y la violación a los derechos humanos; contra la opinión de Daniel Berg (Daniel Bruhl). El filme muestra su relación con los diarios que lo apoyaron a difundir las filtraciones: New York Times, Der Spiegel y The Guardian, cuyo editor, Nick Davies (David Thewlis) fue clave. Por último, es interesante ver cómo estas publicaciones impactaron el gobierno de USA, a través de personajes como Sarah Shaw (Laura Linney), Sam Coulson (Anthony Mackie) y James Boswell (Stanley Tucci), que de un día para otro aprendieron crudamente el poder de Internet.
Publicar un comentario