miércoles, 9 de octubre de 2013

“LA LEY DEL SILENCIO”

La Guerra de Vietnam, a pesar de que terminó hace 38 años, sigue penando a los estadounidenses con conciencia histórica, y por lo tanto a su cine menos comercial. El tema, que ha tenido diversos tratamientos, siempre ofrece aristas nuevas e interesantes.

Es el caso de “La Ley del Silencio” (2012), dirigida y producida por el cineasta Robert Redford y basada en la novela de Neil Gordon, que expone la situación actual de un grupo de activistas norteamericanos, que en su momento se opusieron fervientemente al conflicto bélico, llegando a asaltar a un banco, en el que murió un guardia, por lo cual son buscados hasta la actualidad por el FBI.

La cinta se inicia cuando uno de las antiguas integrantes del grupo, Sharon (Susan Sarandon), decide entregarse a la justicia, para tranquilidad de su conciencia. Esto genera una reacción en cadena que por un lado tiene al joven periodista Ben (Shia LaBeouf), que pretende descubrir a los demás miembros de la facción y su verdad; a éstos, que buscar esconderse o limpiar su nombre, como el caso de Nick (Robert Redford); y al FBI, a cargo del agente Cornelius (Terrence Howard).

Redford, de 77 años, había dirigido ya ocho largometrajes; entre los cuales destacan “Gente como Uno” (1980), “Quiz Show” (1994), “El Hombre que Suspiraba a los Caballos” (1998), “Leones por Corderos” (2007) y “La Conspiración” (2010), una filmografía en la que priman las preocupaciones políticas y existenciales, con cuidadoso manejo del lenguaje cinematográfico.

En “La Ley del Silencio”, aparte del trasfondo histórico y su visión desde el presente, resulta atractivo el tratamiento de los personajes que estuvieron comprometidos con lo que ocurría hace 40 años y su evolución posterior. Aparte de los ya citados, resultan de interés Mimi (Julie Christie), que mantiene los principios de antaño; Donal (Nick Nolte), que conserva la lealtad hacia los otrora amigos; y Jed (Richard Jenkins), un profesor universitario, que no quiere problemas y que sin embargo basa su prestigio en haber sido protagonista de la historia.

Redford, por otro lado, es respetuoso con los personajes que no fueron parte de la causa: el ex comisario que investigó el robo del banco, Henry (Brendan Gleeson) y con el hermano de Nick, Daniel (Chris Cooper), que lo apoya cuidando a su hija pequeña, mientras intenta limpiar su nombre.
Publicar un comentario