martes, 15 de octubre de 2013

“ELYSIUM”

El buen cine de ciencia ficción debe tener en su argumento, con la debida sutileza que corresponde, una proyección del mundo a futuro; y por ende una visión de la Tierra en la actualidad, desde la cual surgió ese porvenir, que generalmente considera una mirada crítica al desarrollo humano.

Este es el caso de “Elysium” (2013), dirigida y escrita por el cineasta sudafricano Nelly Blomkamp, que está ambientada en el año 2154. La propuesta es que a esa altura la Tierra está contaminada, semidestruida y sus habitantes son pobres y viven bajo la tutela de un Estado represivo, que utiliza funcionarios y policías robot, que no tienen ni la menor consideración con los que se salen mínimamente de las reglas.

Por otro lado, los terrícolas ricos viven en un gigantesco satélite que está cerca de la tierra, que se llama Elysium; y en el cual funciona también el Gobierno de la Tierra. En esa suerte de paraíso además, los hombres son inmortales, porque tienen máquinas que curan cualquier enfermedad. Como se ve, una visión bastante crítica del destino del planeta, si seguimos por la ruta de la destrucción del medio ambiente y de la tendencia a la concentración del poder y del dinero en cada vez menos manos.

El protagonista es Max (Matt Damon), un obrero de una fábrica de robots y armas, que lo único que sueña es poder viajar a Elysium, como se lo prometió a su amiga de la infancia, Frey (Alicia Braga), lo que de pronto se hace urgente porque se expone a radiación, que lo matará en cinco días. Max simboliza al ser humano promedio, que ama y que tiene lealtades, como con su amigo Julio (Diego Luna) y con el jefe del negocio de viajes de inmigrantes ilegales a Elysium, Spider (Wagner Moura).

Blomkamp, de 34 años, sólo había dirigido anteriormente un largometraje, “Distrito 9” (2009), también de ciencia ficción y con una visión pesimista del futuro humano; por lo cual esta nueva cinta marca una línea estilística en su obra que deberemos corroborar en sus próximos trabajos.

Destacan en “Elysium” las logradas y tecnológicas escenas de lucha entre Max, los robots y el agente Kruger (Sharito Copley); y el ambiente paradisíaco del satélite, como de resort cinco estrellas. Pero no todo es perfecto. La cinta tiene algunos problemas con algunos personajes un tanto maqueteados: la ministra de Defensa, Delacourt (Jodie Foster) y el gerente de la industria de armas, John Carlyle (William Fichtner), demasiado malvados; y el Presidente Patel (Faran Tahir) un verdadero títere.
Publicar un comentario