martes, 10 de septiembre de 2013

“EL ATAQUE”

Es difícil creer que algunas películas sean inocentes; y que la única lectura posible de ellas sea meramente la de una cinta de acción y aventuras, en la que los buenos se enfrentan a los malos y por supuesto los vencen, gracias al espíritu y la fuerza de los protagonistas.

Tal grado de caricatura es intragable en películas como “El Ataque”, dirigida y producida por el cineasta alemán Roland Emmerich, pero radicado hace muchos años en Estados Unidos; en la cual detrás del concepto del “héroe americano” se esconde un trasfondo ideológico sobre la invencibilidad del país del norte y sobre su rol de garante de la democracia, la seguridad y la paz en el mundo; asunto que por lo demás está bastante en entredicho en estos días, con el papel de Estados Unidos en la crisis en Siria.

Emmerich, de 57 años, se ha caracterizado, por lo demás, por un cine comercial y bastante grueso, salvo honrosas excepciones como “Star Gate: Puerta a las Estrellas” (1994) y “Anonymus” (2011). La mayor parte de sus cintas oscilan entre el belicismo y el nacionalismo como “Soldado Universal” (1992), “El Día de la Independencia” (1996), todo un hito en este tipo de cine; “El Patriota” (2000) y “El Ataque” (2013); y filmes escatológicos y apocalípticos como “Godzilla” (1998), “El Día de Mañana” (2004), “10 Mil Años antes de Cristo” (2008) y “2012” (2009), que lo han ratificado como un buen artesano al servicio del concepto del héroe americano, salvador del mundo.

En “El Ataque” los protagonistas son un guardia del Capitolio, Cale (Channing Tatum), padre separado que lo único que desea es ser agente especial en la Casa Blanca; su hija de once años, Emily (Joey King), profunda admiradora de la figura del Presidente de su país; y el propio Presidente Sawyer (Jamie Foxx), que configuran un trío insuperable, a pesar de que se enfrentan a un comando profesional, que se toma la Casa Blanca desde adentro, con gran armamento, y toma rehenes, con la colusión del jefe de la guardia especial, Walker (James Woods), que quiere venganza por la muerte de su hijo soldado; y Raphelson (Richard Jenkins), vocero de los Representantes, que le interesa que USA siga en Medio Oriente por el negocio de las armas.

Como se ve, el guión es bastante obvio y los personajes caricaturas. Cale es un padre separado que debe lucirse frente a su hija; Emily es valiente y toda una heroína; y el Presidente es bueno como el pan y un soldado innato.
Publicar un comentario