viernes, 7 de junio de 2013

“DESPUES DE LA TIERRA”

El cine últimamente ha recogido esta sensación de fin de mundo que por momentos domina la agenda planetaria y se han estrenado gran cantidad de películas que hablan de la Tierra deshabitada y abandonada por la especie humana, pero que, curiosamente sigue siendo el territorio de los conflictos argumentales.

Es el caso también de “Después de la Tierra” (2013), dirigida, escrita y producida por el cineasta indio M. Night Shyamalan, sobre una historia creada por el actor Will Smith, quien además encarna al general Cypher Raige, una de los protagonistas del filme.

Shyamalan, de 42 años, ha desarrollado gran parte de su carrera en Estados Unidos, con cintas taquilleras, pero de buena factura, como “El Sexto Sentido” (1999), “El Protegido” (2000), “Señales” (2002), “El Bosque” (2004) y “La Joven del Agua” (2006), en las cuales la temática gira en torno al misterio, la magia y los fenómenos sin explicación.

En “Después de la Tierra”, la trama está ambientada en un futuro indeterminado, en el cual la tierra ha sido abandonada por la especie humana, la cual habita otro planeta muy lejano. Lo inevitable es que el azar y un desperfecto en la nave llevarán al general Raige, a su nave y a su tripulación, entre la cual está su hijo cadete Kitai (Jaden Smith), a aterrizar de emergencia en la Tierra, la cual se encuentra en cuarentena y es absolutamente inhóspita con los seres humanos.

Otra casualidad, que debilita un tanto al guión, es que los únicos sobrevivientes son padre e hijo, a pesar de que Cypher salió volando por el fuselaje y sólo quedó con las piernas quebradas. A partir de este momento deberá confiar en su hijo, quien deberá recorrer cien kilómetros, en busca de otra parte del avión para enviar una señal al espacio, para que los rescaten.

Este viaje significará el crecimiento y el aprendizaje de Kitai, quien se transformará en un soldado hecho y derecho, una vez que aprenda a controlar el miedo, ya que de este modo se es invisible a las peores bestias. Este temor no lo abandona y es ocasionado por el recuerdo de la muerte de su hermana Senshi (Zoe Kravitz), ante la cual nada hizo en su momento, ya que era un niño.

La cinta, bien construida a pesar de algunas debilidades del guión, se basa en la emoción de esta travesía contra el tiempo, ya que mientras Kitai se enfrenta a todo tipo de peligros, que va sorteando en la medida en que va creciendo interiormente, su padre va agonizando, con raccontos de ambos a su historia pasada, en la cual no sólo aparece Senshi, sino también la esposa y madre Faia (Sophie Okoneda), que tiene un rol equilibrador y simbólico del hogar al cual luchan denodadamente por volver.
Publicar un comentario