martes, 26 de marzo de 2013

“DESPEDIDA DE SOLTERA”

Definitivamente es difícil encontrar comedias estadounidenses de buen nivel, con situaciones y personajes que, haciendo reír, también retraten un grupo social, en una determinada época y lugar geográfico. Habría que agregar que esto ocurre principalmente en el cine comercial de la industria del cine de Hollywood, ya que en el cine independiente del país del norte se pueden encontrar interesantes comedias, con las características antes señaladas.

Lamentablemente “Despedida de Soltera” (2012), dirigida y escrita por Leslye Headland, adaptación de su propia novela homónima, pertenece al grupo de productos típicos comerciales hollywoodenses, con personajes insulsos, con situaciones ridículas y de mal gusto e incluso un lenguaje que por momentos es absolutamente vulgar.

La historia cuenta la historia de Becky (Rebel Wilson), una gordita simpática e insegura; la cual se casará prontamente con nada de feo Dale (Hayes MacArthur). Entre sus damas de honor se encuentran sus tres mejores amigas de la secundaria: las buenamozas Regan (Kirsten Dunst), que está envidiosa por no ser la primera en casarse del grupo; Gena (Lizzy Caplan), cocainómana, para lo cual todo es carrete; y Katie (Isla Fisher), alcohólica y ninfómana.

Como se ve un grupito conformado por personajes estereotipados y verdaderamente poco interesantes, que protagonizan situaciones burdas y que tampoco hacen reír; y que a decir verdad continúan realizando el bullying a Becky, que practicaban con ella en la secundaria; por lo que se podría decir que en realidad no son muy buenas amigas.

Por otro lado, los personajes masculinos no lo hacen mucho mejor. Dale es evasivo y nunca se sabe por qué se quiere casar con Becky. Joe (Kyle Bornheimer) está locamente enamorado de Katie, pero tampoco nunca se sabe por qué razón. Clyde (Adam Scott) se acaba de separar de Gena, pero en todo este trance se da cuenta que la ama profundamente y opta por declarársele en pleno matrimonio, frente a todos, con un lenguaje inapropiado y soez. Por último, Trevor (James Marsden), inicialmente interesado en el grupo de amigas, se desaparece para intimar con la primera que se le cruce.

“Despedida de Soltera” es una cinta mediocre, un vulgar desperdicio.
Publicar un comentario