martes, 5 de marzo de 2013

“CLOUD ATLAS”


Los temas de la reencarnación y de que todas las cosas y seres en el Universo están ligadas siempre se han considerado en el cine dentro del género fantástico; a pesar de la realidad propia e innegable que adquieren en la pantalla, involucrando sensorial y emocionalmente al espectador.

“Cloud Atlas” (2012), dirigida, escrita y producida por los hermanos estadounidenses Lana y Andy Wachowski y por el cineasta alemán Tom Tykwer; y basada en la novela homónima del escritor inglés contemporáneo David Mitchell, cumple con estas características a cabalidad y aún más. Se puede decir que con gran oficio y destreza transportan al espectador por peripecias y emociones de los protagonistas, ya que la cinta considera seis relatos, ambientados en distintas épocas y geografías, que se van entrelazando y desarrollándose como un canon.

Se nota la mano de los Wachowski, conocidos anteriormente principalmente por la dirección de “Matrix” (1999) y sus dos secuelas del 2003; y de Tykwer, famoso especialmente por la dirección de “Corre, Lola Corre” (1998) y de “El Perfume” (2006), ya que logran en tres horas de película mantener al espectador interesado en el destino de estos personajes que se van encontrando y reencontrando en diversas fechas y lugares, apoyando la teoría de la reencarnación y de que existe un orden invisible en el Universo, que nos coloca ante ciertos desafíos que debemos salvar, para seguir escalando en los estadios del espíritu y cumplir a plenitud nuestros destinos.

Esta idea se ver reforzada porque los mismos actores encarnan los diversos roles principales de los seis relatos, lo que refuerza el dejà vu; asimismo como la utilización de una composición musical que recorre buena parte de la cinta, la sinfonía Cloud Atlas, que precisamente le da título al filme. Estos actores son Tom Hanks, Halle Berry, Jim Broadbent, Hugo Weaving, Jim Sturgess, Doona Bae, Ben Whishaw, Keith David, James D’Arcy, Susan Sarandon y Hugh Grant, que se reparten la mayoría de los personajes, otorgando a la cinta una extraña unidad, que la hace aún más enigmática.

“Cloud Atlas” sorprende también por el despliegue visual, por el ritmo que no ceja en ningún momento, por el montaje paralelo, creativo y exigente; y por un guión inteligente y con escenas de gran poesía.
Publicar un comentario