miércoles, 20 de febrero de 2013

“S.O.S. FAMILIA EN APUROS”


Existe un tipo de comedia estadounidense, no aquella del tipo de humor idiota, que se preocupa de plantear aspectos de la familia, en términos más o menos emotivos y más o menos graciosos.

Algunas dan en el clavo, retratando el modo de ser,  en las relaciones afectivas, de la idiosincrasia norteamericana; incluso sacando algunas sonrisas y por momentos humedeciendo los ojos de espectadores de otras nacionalidades, lo cual significa que incluso tocan algunas fibras más universales. Muchas veces esto ocurre por un  buen guión y también por buenas actuaciones, que logran construir personajes creíbles y humanos.

“S.O.S. Familia en Apuros” (2012), dirigida por Andy Fickman, pertenece a este género y en general tiene algunos logros, que la hacen una película entretenida, que apela a los sentimientos fraternales que funcionan dentro de una familia, entre padres e hijos, entre abuelos y nietos y también entre hermanos.

Fickman dirige su sexto largometraje y los anteriores utilizan la misma fórmula, con regular éxito: “Reefer Madness” (2005), “Ella es el Chico” (2006), “Papá por Sorpresa” (2007), “La Montaña Embrujada” (2009) y “¿Otra vez Tú?” (2010), en un cine que si bien es comercial y busca básicamente entretener, no desprecia del todo la posibilidad de al menos retratar las costumbres y tipos de la sociedad estadounidense.

En el reciente estreno, el guión está construido sobre una familia, conformada por Phil Simmons (Tom Everett Scott), un creador de software para implementar en casas inteligentes, su esposa Alice (Marisa Tomei) y tres hijos: la mayor Harper (Bailee Madison), tensa porque la obligan a estudiar violín y no quiere defraudar a sus padres; Turner (Joshua Rush), tartamudo por inseguridad, y Barker (Kyle Harrison Breitkopf), que tiene un amigo imaginario que es un canguro y que consigue todo con sus rabietas.

Ambos son padres bastante sobre protectores y malenseñadores. Por un viaje casi obligado deben acudir para que los cuiden por una semana a los abuelos maternos, Artie Decker (Billy Cristal), un relator de partidos de béisbol, que acaba de ser despedido, y su esposa Diane (Bette Midler), una antigua lectora del clima en televisión, los que provocarán una verdadera revolución en la educación de los niños.

Publicar un comentario