martes, 13 de noviembre de 2012

“RUBY SPARKS, LA CHICA DE MIS SUEÑOS”


De vez en cuando llegan a la cartelera local cintas estadounidenses imperdibles, ligadas al cine independiente y/o al cine de autor; que refrescan el panorama cultural regional, aunque la mayoría de las veces no gozan de la publicidad que acompaña a los sobreexplotados productos comerciales de la industria hollywoodense.

“Ruby Sparks, la Chica de mis Sueños” (2012), dirigida por Jonathan Dayton y Valerie Faris, es una de estas películas de lo que se llama cine independiente y que sin embargo logran un nivel estético que ya se lo quisieran muchas cintas que cuentan con presupuestos millonarios.

Dayton, de 55 años, y Faris, de 54 años, son un matrimonio de cineastas que han dedicado toda su vida a dirigir videos musicales y comerciales de publicidad, para grandes estrellas y empresas, con singular éxito; el mismo que les permitió desarrollar su veta personal y dirigir en 2006 su primer largometraje: “Pequeña Miss Sunshine”, que de inmediato los posicionó como realizadores originales y dignos de atención.

Prestigio que ahora se ha visto corroborado con su segundo largometraje, que ya configura un estilo, consistente en el desarrollo de personajes comprometidos con su destino y vocación, situaciones inesperadas y de alta creatividad y un lenguaje cinematográfico claro y directo, al servicio de la historia y de sus elementos más sobresalientes.

En este caso, la historia de un joven novelista, Calvin Weir-Fields (Paul Dano), considerado un genio a partir de su primera novela ya publicada (en varios momentos se hace alusión al escritor Jerome Davis Salinger, en un claro paralelo), que tiene problemas de sociabilidad, a pesar de la ayuda de su querido hermano Harry (Chris Messina) y de su psiquiatra, el doctor Rosenthal (Elliot Gould); hasta que se hace real un personaje de sus sueños y luego de su segunda novela, la espontánea y fresca Ruby Sparks (Zoe Kazán, también guionista y productora del filme), que le cambiará la vida para siempre; haciéndolo, después de un largo aprendizaje, una mejor persona.

Personajes claves también son los padres de Calvin: Gertrude (Annette Bening) y Mort (Antonio Banderas), singularmente extrovertidos; en una cinta que no deja indiferente a los espectadores sensibles y amantes del buen cine.
Publicar un comentario