martes, 20 de noviembre de 2012

“AMANECER PARTE 2”


Definitivamente los vampiros están de moda en el cine y la saga de “Crepúsculo”, basada en las novelas de Stephenie Meyer, es una buena prueba. Si a eso le sumamos una historia romántica, en este caso una especie de trío en que se combinan humanos, vampiros y hombre lobos; tendremos un cóctel infalible en taquilla y popularidad.

En el caso de “Amanecer Parte 2” (2012) tiene otros elementos que la hacen más atractiva y que colaboran para que el producto final tenga más valor que aquel derivado de fórmulas de probado éxito comercial. En primer lugar un aflatado trío actoral, formado por Kristen Stewart (la humana Bella Swan que por amor se transforma en vampiro), Robert Pattinson (el romántico vampiro Edward Cullen) y Taylor Lautner (el hombre lobo Jacob Black, que también ama a Bella).

En segundo lugar, un buen director, Bill Condon, que ya se hizo cargo de la anterior secuela, “Amanecer Parte 1” (2011), y que ha demostrado con ambas que se pueden trabajar bien estos personajes, que comenzaron como adolescentes y que han ido madurando; y que se puede utilizar de buena forma el lenguaje cinematográfico para alcanzar un objetivo, en este caso contar una historia de amor, con elementos de acción, como la pelea final entre los Cullen, sus amigos y los aliados hombre lobos contra los vampiros Volturi, liderados por Aro (Michael Sheen), sin duda la escena más dramática y lograda del filme.

El estadounidense Condon, de 57 años, tiene una carrera anterior con varios logros: “Hermanas” (1987), “Candyman 2” (1995), “Dioses y Monstruos (1998), “Kinsey” (2004) y Dreamgirls” (2006); que justifican el buen trabajo que logra en “Amanecer 2”, principalmente en las escenas en que domina el dramatismo, sin que por eso se pueda decir que las escenas románticas sean muy dulzonas, ya que se cuida de no cargar demasiado las tintas y ceder a los gustos adolescentes, como ocurría en las primeras películas de la saga.

Como dije, la escena más lograda y esperada de la cinta es la inevitable pelea entre los Cullen y sus socios con los Volturi, enfrentamiento derivado del peligro para estos últimos por el nacimiento de Renesmee (Mackenzie Foy), la hija mitad humana y mitad vampiro, fruto del matrimonio entre Bella y Edward. En ella se despliega todo el talento de Condon, en el uso de la cámara y el montaje.
Publicar un comentario