martes, 16 de octubre de 2012

“PASEO DE OFICINA”


Hay un cine chileno que intenta, a todas luces, retratar al chileno medio, ese conciudadano mediocre  que se debate entre un trabajo mal pagado y las pocas oportunidades para salir de su asfixiante rutina.
Roberto Artiagoitía, locutor radial más conocido como el Rumpy, ha intentado este objetivo desde que decidió incursionar en la dirección cinematográfica, con éxito relativo, ya que sus cintas transitan en la misma mediocridad de sus personajes y situaciones.
Sus dos primeros filmes, “Radio Corazón” (2007) y “Grado 3” (2009), que también escribió, llevaron a la pantalla historias pseudo eróticas, que había escuchado en su conocido programa radial y en las cuales destacaba la vulgaridad, en productos precarios que sólo buscaban entretener en forma gruesa.
En “Paseo de Oficina” (2012), el guión ya no le pertenece y la intención es retratar al empleado medio chileno, en un paseo de oficina, que la jefatura eufemísticamente llama jornada de integración y que ha sido armada solapadamente por el gerente de sucursal, Esteban Achondo (Daniel Alcaíno); para que uno de los dueños de la empresa, el argentino Blas Benedetto (Gastón Pauls), firme los finiquitos de varios empleados que no son de su agrado.
Entre éstos, el jefe de personal, Leonardo Rebollado (Luis Gnecco) y una cajera (María José Bello). Completan el grupo de los personajes protagónicos, la psicóloga Sofía (Manuela Oyarzún), la amiga de la cajera (Paloma Moreno) y el reggaetonero Alexis (Fernando Godoy), uno de los personajes más vulgares de la cinta.
Con un lenguaje innecesariamente soez y coprolálico, con situaciones bastante ordinarias, la cinta saca algunas sonrisas un tanto forzadas, que se sustentan principalmente en que los personajes no están mal construidos, gracias al buen trabajo actoral especialmente de Luis Gnecco, Daniel Alcaíno, Gastón Pauls y Paloma Moreno; los que logran darle algo de dignidad a este nuevo trabajo de Artiagoitía; cinta desechable, que afortunadamente no marca una tendencia en el nuevo cine chileno.
Publicar un comentario