martes, 23 de octubre de 2012

“LOOPER, ASESINOS DEL FUTURO”


La posibilidad de viajar en el tiempo siempre ha sido una obsesión de los hombres apasionados por épocas pretéritas, pero sobre todo por aquellos que desean saber qué depara el futuro a la humanidad. Este deseo ha sido la base de muchas cintas de ciencia ficción que, con dispar resultado, han utilizado la inteligencia y la fantasía para imaginar cómo será la tierra en un tiempo, generalmente con visiones bastante pesimistas.

“Looper, Asesinos del Futuro” (2012), escrita y dirigida por el cineasta estadounidense Rian Jonson, se inscribe en este género, pero tiene varias particularidades, que lo hacen un filme interesante y destacable. Jonson, de 38 años, es uno de los nuevos directores del país del norte, con una obra personal, que lamentablemente no se conocía en el país, consistente en dos largometrajes: “Brick” (2005) y “Los Hermanos Bloom” (2008).

En primer lugar, “Looper” relaciona el futuro con el presente, a través de una máquina del tiempo, que existe en el futuro y que es controlada por la mafia. A través de ésta envían al pasado a las personas de las cuales se quieren deshacer y en el presente las están esperando, con las coordenadas correspondientes, un asesino a sueldo, a quienes llaman los “looper”, los que cierran el ciclo de la vida.

El protagonista de la película es un looper muy especial, Joe (Joseph Gordon-Levitt), que se encuentra ahorrando (les pagan con lingotes de plata) y aprendiendo francés, para irse a vivir a Francia, ya que en un momento los hacen matarse a sí mismos y jubilarse, con treinta años de sobrevida. El problema surge cuando su mejor amigo, Seth (Paul Dano) se niega a matarse y debe entregarlo, para que no le quiten su futuro; luego de lo cual su yo viejo (Bruce Willis), se negará a morir, iniciándose la huída, en la que Joe se persigue a sí mismo, en un juego de muchas lecturas y emociones, persecución en la que tendrán roles claves su jefe venido del futuro, Abe (Jeff Daniels); su nuevo amor, Sara (Emiliy Blunt) y su pequeño hijo Cid (Pierce Gagnon), con increíbles poderes telequinéticos; por los cuales estará dispuesto a sacrificarse y a cambiar el destino.

“Looper” es una cinta con muchas interpretaciones, que puede ser vista como filme de acción y ciencia ficción; pero que a la vez plantea las encrucijadas que desde siempre han guiado la existencia humana.
Publicar un comentario