miércoles, 11 de julio de 2012

“EL SORPRENDENTE HOMBRE ARAÑA”


Llevar a la pantalla grande los éxitos de los cómic, hasta el cansancio, se ha transformado en una fórmula comercial dirigida especialmente al público juvenil e infantil, y que utiliza habitualmente como recursos estilísticos los efectos especiales y la acción; olvidando la variedad del lenguaje cinematográfico y más aún la autoría del realizador.

Es el caso de esta nueva versión de “El Sorprendente Hombre Araña” (2012), ya que fue dirigida por el cineasta Marc Webb, quien había tenido un promisorio debut con “500 Días Juntos” (2009), pero que rápidamente cayó en los brazos de la industria de Hollywood. Webb, de 38 años, con anterioridad, entre 1997 y 2010, había desarrollado una importante carrera como director de videos musicales.

En esta oportunidad, fue tentado para dirigir esta versión cinematográfica del clásico cómic, creado en 1962 para Marvel por Stan Lee y Steve Ditko y que cuenta la historia del joven Peter Parker (Andrew Garfield), a quien se le dan una serie inusitada de casualidades, para transformarse en un súper héroe: su padre, Richard (Campbell Scott) era gran investigador de genética y desapareció junto a su madre, cuando Peter era pequeño; fue picado por una araña, justo el insecto que estaba investigando su padre y por último, el padre de su novia, Gwen (Emma Stone), es el capitán Stacy (Denis Leary), jefe de la policía de la ciudad.

Como si esto fuera poco, su tío Ben (Martin Sheen), que lo crió junto a su tía May (Sally Field), es asesinado a metros de él, luego de una discusión entre ambos y de que se negara a socorrer a la anterior víctima del malhechor. Para más remate, buscando entender más de la desaparición de sus padres, se reúne con el antiguo colega de su progenitor, el Dr. Curt Connors (Rhys Ifans), a quien le entrega un antiguo secreto de su padre, que le permitirá terminar el trabajo científico inconcluso, sin predecir que Curt se transformará en un lagarto gigante, que quiere hacerse dueño del mundo, es decir, un desequilibrado a raíz de que le falta un brazo.

En resumen, una cinta de mera entretención, que tiene los mayores problemas en un guión pobre, en el cual los personajes carecen de profundidad e interés; y que se centra en los efectos especiales y en las piruetas circenses del invencible Hombre Araña.
Publicar un comentario