martes, 13 de diciembre de 2011

“AL OTRO LADO DEL CORAZÓN”

No es común ver, en la cartelera de estrenos, cintas estadounidenses del género dramático, ya que se prioriza, por razones comerciales, aquellos filmes livianos románticos o de frentón las comedias de humor “idiota”; a pesar de que el cine del país del norte tiene una importante tradición en el cultivo del drama de buen nivel.

“Al Otro Lado del Corazón” (2010), dirigida por John Cameron Mitchell y basada en la novela “Rabbit Hole” de David Lindsay, Premio Pulitzer en el género Drama; es una excepción y se plantea como una cinta interesante, tanto por la construcción de los personajes y sus conflictos como en la estructura narrativa y en el uso del lenguaje cinematográfico. Cameron Mitchell, de 48 años, había dirigido con anterioridad “Hedwig and the Angry Inch” (2001) y “Shortbus” (2006), que recibieron buenas críticas y que no se estrenaron en Chile.

En “Al Otro Lado del Corazón” el protagonismo lo tiene un niño de cuatro años, que nunca se ve en la película, que falleció hace pocos meses, atropellado por accidente por un joven estudiante, Jason (Milles Teller). Los padres del pequeño, Becca (Nicole Kidman) y Howie (Aaron Eckhart), están sufriendo el duelo y no se pueden conformar con la pérdida.

Becca es quien tiene la mayor rabia contenida de los dos y de hecho desiste de las sesiones de terapia del grupo de padres, que han vivido situaciones similares; inconformismo que la canaliza estableciendo una relación con Jason, al cual encuentra casualmente y que también busca expiar la culpa. El nombre de la novela y el título original de la cinta hace alusión al número cero de un cómic que está terminando Jason y que habla de los mundos paralelos.

La cinta muestra como va construyendo la historieta y le da vida a sus personajes y figuras, en un acierto visual; al igual que el flash back del accidente, en el cual no se ve al pequeño, pero por las reacciones de Becca y Jason se transfiere al espectador toda la tragedia ocurrida. Otro personaje fundamental es la madre de Becca, Nat (Diane Wiest); la cual tiene una tensa relación con su hija, que se va suavizando en la medida que no compara la muerte de su nieto con el fallecimiento por sobredosis de un hijo suyo hace unos años.

Publicar un comentario